Managua. La organización no gubernamental Centro Humboldt, dedicada a los asuntos del medio ambiente, sostiene en su reciente estudio titulado "Estado actual del sector minero" que "la superficie nacional concesionada es de 17.562,82 kilómetros cuadrados, equivalentes al 13,47 % del territorio del país".

El oro está entre los productos de exportación más importantes de Nicaragua y su explotación se lleva a cabo en gran parte del territorio bajo concesión minera.

Las estadísticas del Centro de Trámite de las Exportaciones (Cetrex) indican que en 2013 el oro en bruto fue el principal producto de exportación de Nicaragua, con ingresos para el país por casi US$436 millones de dólares.

No obstante, el Centro Humboldt advirtió sobre el destino de las ganancias de esa actividad.

"Si bien la actividad de minería es el mejor exportador en Nicaragua, sólo participa en un 2,5% en el Producto Interno Bruto (PIB) y se estima que el 99,94% de las ganancias de ese rubro se van fuera del país", señaló la organización ambientalista en su informe.

"Al país le queda poco, un porcentaje mínimo de las ganancias y 4.400 empleos formales, es más lo que se lleva que lo que deja en cuestiones prácticas para Nicaragua", dijo el vicepresidente del Centro Humboldt, Víctor Campos.

El informe también denunció que las concesiones mineras, que crecieron 23% en el último año, afectan las áreas protegidas en el país centroamericano. "En la Reserva de Biosfera Río San Juan hay dos concesiones", dijo Campos.

Según indican los voceros de la entidad, los proyectos mineros necesitan desaparecer la cobertura forestal para existir y es común encontrar explotaciones que contaminan ríos, no cumpliendo con las disposiciones medioambientales.

El Centro Humboldt recomendó no apostar por la minería como un pilar en Nicaragua, sino buscar alternativas económicas que no sean agresivas con el ecosistema, y cumplir las leyes ambientales.