Las aerolíneas se enfrentan a posibles pérdidas de ingresos de entre US$4.000 millones a US$5.000 millones en el primer trimestre, después de que compañías de todo el mundo hayan cancelado vuelos a China como medida de prevención ante el brote de coronavirus, según ha informado la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

El organismo de las Naciones Unidas, con sede en Montreal, ha publicado su pronóstico sobre el impacto del coronavirus basándose en que alrededor de 70 aerolíneas han interrumpido las conexiones de vuelos con China, mientras que otras 50 han reducido sus operaciones en el país, tras el brote de la enfermedad que ya deja 1.380 fallecidos y 63.851 infectados.

Esto ha dado lugar a una disminución del 80% de la capacidad de las aerolíneas extranjeras y a un recorte del 40% de las aerolíneas chinas.

El organismo también ha señalado que se prevé que el impacto del coronavirus sea mayor que el causado por la epidemia de SARS en 2003, "a la luz del mayor volumen y el mayor alcance mundial de las cancelaciones de vuelos que se están observando".

El organismo también ha señalado que se prevé que el impacto del coronavirus sea mayor que el causado por la epidemia de SARS en 2003.

La OACI también estima que los ingresos relacionados con turismo en el primer trimestre podrían disminuir en US$1.290 millones en el Japón, el país más afectado debido a las reducciones de los viajeros aéreos chinos, seguido de Tailandia, donde se estima una pérdida de US$1.150 millones.

Antes del brote, las líneas aéreas habían previsto aumentar la capacidad en un 9% en las rutas internacionales hacia y desde China para el primer trimestre de 2020 en comparación con 2019.

La OACI ha remarcado que se trata de "cifras y previsiones preliminares", y que aún no tienen en cuenta las evaluaciones más completas de las repercusiones económicas directas e indirectas de la enfermedad que se determinarán en su momento.