Bogotá, Xinhua. El representante de la ONU en Colombia, Bruno Moro, opinó este martes que representantes del gobierno colombiano y del sector cafetero se reúnan para buscar una salida pacífica al paro que se adelanta en el país desde este lunes y que ha dejado más de 60 heridos.

"No hay otra salida. En todas las circunstancias la solución es el diálogo para llegar a un entendimiento (...) cada uno tiene que dar un poco y cada uno tiene que obtener un poco", opinó el alto funcionario.

Durante la manifestación en la que participan más de 30 mil personas, se han bloqueado importantes carreteras de centro, centro-oeste y suroeste del país, entre ellas la vía Panamericana mientras alrededor de 15.000 policías trabajan por garantizar el orden.

De acuerdo con los cafeteros que convocan a las marchas, éstas pretenden visibilizar la gravedad de la crisis y presionar al gobierno para que adopte medidas necesarias para lograr un precio interno estándar del grano, que se encuentra actualmente en unos mínimos históricos.

Este martes, representantes de los campesinos pidieron además la renuncia del gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz, por considerar que éste no los representa.

Desde el primer momento de la manifestación, Muñoz ha reconocido la difícil situación que el actual gobierno ha entregado millonarias ayudas a los caficultores y ha considerado innecesaria la protesta.

Luis Guillermo Londoño, uno de los líderes cafeteros, indicó que la protesta no terminará hasta que el gobierno reconozca la gravedad de la crisis del sector y se reúna con los cafeteros para llegar a una solución que les convenga.

"Nosotros estamos preparados para estar aquí días, semanas o meses, el tiempo que sea necesario, esto ya es una cuestión de vida o muerte", expresó Londoño, quien añadió que otra de las peticiones que hacen al gobierno es la no importación del grano.

Entre tanto, en Buenaventura, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se reunió con su ministra de Transporte, Cecilia Alvarez, y con el vocero de los camioneros, Pedro Aguilar, con el fin de evitar que los transportadores se unan al paro cafetero, como lo habían previsto.