Viena.- La OPEP acordó este viernes un modesto aumento de su producción de petróleo a partir de julio, después de que el líder del cartel, Arabia Saudita, persuadió a su archirrival Irán para que coopere luego que las grandes naciones consumidoras de crudo advirtieron sobre una posible escasez de suministros.

Dos fuentes de la OPEP dijeron que el grupo acordó que el cartel y sus aliados - liderados por Rusia - deberían incrementar la producción en alrededor de 1 millón de barriles por día (bpd), o un 1% de los suministros globales.

El incremento real podría ser menor porque varios países que recientemente han sufrido declives de producción tendrán problemas para elevar sus cuotas de bombeo, mientras que a otros productores no se les permitirá compensar por esos volúmenes menores, dijeron las fuentes de la OPEP.

Estados Unidos, China e India han instado a la OPEP a liberar más suministros para evitar una escasez de crudo que podría afectar el crecimiento de la economía global.

Arabia Saudita y Rusia -que no pertenece a la OPEP- dijeron que estaban a favor de la idea de bombear más petróleo pero Irán criticó la propuesta porque enfrenta sanciones de Estados Unidos que paralizan sus exportaciones.

Irán, el tercer mayor productor dentro del bloque, hasta ahora ha sido el principal obstáculo para el acuerdo, porque ha llamado a la OPEP a rechazar la presión del presidente estadounidense, Donald Trump, para que bombee más petróleo.

Trump aplicó nuevas sanciones contra Teherán en mayo y operadores del mercado esperan que la producción iraní caiga en un tercio para fines del 2018. Eso implica que la república islámica tiene poco que ganar a partir de un acuerdo para subir el bombeo de la OPEP, a diferencia de Arabia Saudita, el mayor exportador del bloque.

Sin embargo, el ministro de Energía saudí, Khalid al-Falih, parecía haber convencido a su homólogo iraní, Bijan Zanganeh, para que apoye un incremento de la producción apenas unas horas antes de la reunión del viernes de la OPEP.

Zanganeh dijo en Viena más tarde que el incremento real de producción del cartel sería menor a 700.000 bpd.

Desde el año pasado, la OPEP y sus aliados han estado participando en un pacto para reducir los suministros globales en 1,8 millones de bpd. La medida ha ayudado a reequilibrar al mercado en los últimos 18 meses y elevó el precio del barril a cerca deUS$ 74, desde mínimos de US$27 en el 2016.

Pero los declives de producción inesperados de Venezuela, Libia y Angola efectivamente han generado recortes de bombeo de cerca de 2,8 millones de bpd en los últimos meses.

Los precios del crudo referencial Brent subían 1,86% el viernes a US$74,40 el barril a las 1400 GMT, mientras que los futuros del petróleo WTI de Estados Unidos ganaban 2,59% a US$67,24.