Londres. Los precios del petróleo subirán y podrían dañar a la economía si se materializa más adelante este año una prevista escasez de suministro, dijo este martes el secretario general de la OPEP, Abdullah al-Badri.

Los países consumidores están pidiendo un mayor suministro de petróleo en momentos en que los precios amenazan a la frágil recuperación global. Este martes, el crudo Brent se cotizaba arriba de los US$120 por barril.

Badri hizo sus comentarios en el Foro Global de Reuters sobre Energía y Clima, después de que un encuentro de la OPEP la semana pasada no logró un acuerdo sobre la política de abastecimiento.

El responsable de la Organización de Países Exportadores de Petróleo sostuvo que las cifras de la secretaría del grupo suponían la necesidad de un total adicional de 2 millones de barriles por día (bpd) en el tercer trimestre y 1,5 millones de bpd en los últimos tres meses del año.

"Esta escasez de 2 millones de barriles, si se materializa, en el tercer y cuarto trimestre, hará subir el precio", sostuvo Badri.

Inmediatamente después de que fracasó el último encuentro de la OPEP, el miércoles pasado, el ministro del Petróleo de Arabia Saudita, Ali al-Naimi, dijo que su país bombearía todo el crudo que el mercado necesitara.

Este martes, fuentes dijeron a Reuters que el reino tenía previsto producir casi 10 millones de bpd en junio, más que las estimaciones anteriores para este mes.

El incremento previsto de la producción saudita ha generado preocupaciones en los mercados del petróleo de que la capacidad ociosa esté bajo tensión, pero Badri dijo que todavía había mucho crudo restante para cualquier emergencia y que no anticipaba una repetición de la racha alcista récord del 2008.

"La capacidad ociosa es 4,5 millones de bpd o más", dijo, agregando que la mayor parte estaba bajo control de Arabia Saudita.

"No creo que veamos los 147 dólares (por barril, récord del 2008). Ahora tenemos capacidad ociosa. Si los consumidores acuden a los países miembros y piden más crudo, estoy seguro de que se lo venderán", sostuvo.

Badri no quiso hablar sobre algún rango de precios que la OPEP pudiera considerar apropiado, pero dijo que su meta eran unos valores moderados.

"Realmente nosotros no discutimos el precio. Miramos el balance" del mercado del crudo, señaló. "No queremos ver un precio muy alto. No queremos ver un precio muy bajo. Desearíamos ver un precio moderado", añadió.

"Pensamos que los precios altos afectarán al crecimiento global", destacó Badri.

El responsable insistió en que la OPEP llevaría adelante su mandato de moderar los precios y que su próximo encuentro, en diciembre, lograría un acuerdo.

"Los ministros volverán y discutirán el resultado del encuentro y explicarán a sus gobiernos qué ocurrió", dijo.

"Estoy seguro de que entenderán más y presentarán una decisión que sea aprobada por todos los países miembros".