Dubai. Los miembros de la OPEP con capacidad ociosa están listos para bombear por encima de los límites acordados si es necesario, pero es poco probable que cambien formalmente las metas de producción en una reunión en junio, dijeron este lunes a Reuters delegados del Golfo Pérsico.

Arabia Saudita aumentó en febrero su suministro a más de 9 millones de barriles por día (bpd), cerca de un millón de bpd más que su límite de bombeo en la OPEP, en respuesta a la interrupción del abastecimiento de Libia, que llevó a los precios del petróleo a su nivel más alto desde el 2008.

Pero, en marzo, Arabia Saudita redujo el bombeo a cerca de 8,3 millones de bpd citando un exceso de oferta y una demanda más débil en parte por los terremotos y la catástrofe nuclear en Japón. Sus cifras de producción de abril no son todavía públicas.

"Los inventarios en el mar están más altos, y con el debilitamiento de la demanda de Japón que llevó a la reducción de la producción saudita, a partir de ahora es poco probable que las cuotas se cambien en junio, pero Arabia Saudita está todavía lista para abastecer al mercado", dijo un delegado del Golfo Pérsico a Reuters.

"El aumento de la producción es una cuestión soberana de los sauditas, y se ha dicho una y otra vez que Arabia Saudita está lista para compensar cualquier faltante de suministros", dijo otro delegado de la OPEP.

Otros productores del Golfo Pérsico, entre ellos Emiratos Arabes Unidos y Kuwait, que también poseen capacidad ociosa que puede ser rápidamente añadida al mercado, se adhirieron al aumento de producción a inicios de este año.

"Esta es una prueba de que los países del Golfo (Pérsico) están listos para actuar cuando existe la necesidad de suministros adicionales y esa siempre será la estrategia, incluso si no hay un cambio en las cuotas", dijo otro delegado.

El delegado no dejó claro si los otros países del Golfo Pérsico siguieron el ejemplo de Arabia Saudita en reducir la oferta después del aumento inicial.

La última evaluación formal de política de producción de la OPEP fue en diciembre y no está previsto que vuelva a hacerlo hasta junio.

Los miembros del grupo han descartado sostener una reunión de emergencia antes de esa fecha, a pesar de que los gobiernos de los países consumidores se enfrentan a la presión interna por los altos precios del combustible.

Los precios del crudo Brent subieron por encima de los US$124 por barril el lunes impulsados por la continua violencia en Libia y una escalada de disturbios en Siria, que tiene algo de petróleo y ha aumentado las preocupaciones en el mercado de una propagación de las turbulencias en Oriente Medio.

Los miembros de la OPEP han dicho reiteradamente que el mercado de petróleo está impulsado por el temor y la especulación en lugar de una escasez de crudo.

"No hay ninguna buena razón para que los precios estén donde están ahora. Si nos fijamos en los fundamentos se verá que el mercado está sobreabastecido y la demanda no es tan fuerte. Esto es sólo desinformación", dijo un tercer delegado de la OPEP del Golfo Pérsico.