La OPEP, fuente de más de un tercio del crudo mundial, señaló que es improbable que se inquiete por una caída en los precios del petróleo a menos que el crudo Brent se acerque a US$90 el barril, dijeron este jueves delegados del grupo de productores.

El barril del Brent ha caído a US$106 el barril, bajando más de US$20 dólares desde su máximo de este año de US$127,02, por preocupaciones de una desaceleración de la demanda debido a la crisis de la deuda en Europa y el débil panorama económico para Estados Unidos.

Irán, que ocupa la presidencia de la OPEP en el 2011 y es el principal defensor de precios altos en el grupo, dijo el miércoles que los ministros del grupo podrían convocar a una reunión de emergencia si los miembros comenzaran a sentirse ansiosos por la caída de precios.

Sin embargo, aún no hay indicios de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo sostenga una reunión antes de su próximo encuentro programado para diciembre o de que reduzca la producción, dijeron delegados de la OPEP.

"La situación es muy confusa", dijo un delegado de uno de los países del Golfo Pérsico de la OPEP. "La demanda se debilita y la economía no es alentadora", agregó.

"Pero el Brent sigue a más de US$100 el barril. La OPEP esperará y verá", añadió.

Los miembros de la OPEP del Golfo Pérsico, Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos Arabes Unidos y Qatar son generalmente los más moderados para los precios en la organización de 12 miembros. Arabia Saudita posee la mayor parte de la capacidad ociosa del grupo.

Riad y otros países del golfo elevaron su producción unilateralmente luego de que Irán y otros miembros, entre ellos países africanos y Venezuela, bloquearon una iniciativa encabezada por Arabia Saudita en la última reunión de la OPEP en junio para elevar las metas de producción del grupo.

La adición al suministro subió la producción de la OPEP a más de 30 millones de barriles por día en julio, su mayor nivel de este año, según estimaciones de la OPEP publicadas el martes, compensando la pérdida de crudo libio debido su conflicto.

Al mismo tiempo que informó sobre el alza en su producción, la OPEP y otros analistas bajaron esta semana sus proyecciones del crecimiento de la demanda de crudo para el 2011, citando el panorama económico.
Tras proporcionar la mayor parte de los barriles adicionales, los países del Golfo Pérsico serían los más probables en reducir su producción en el grupo, en caso de considerar que hay demasiado petróleo en el mercado.