Los ministros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) han llegado a un acuerdo para plantear a los países productores ajenos al cártel, liderados por Rusia, llevar a cabo un ajuste adicional de la producción de crudo de 1,5 millones de barriles diarios (mb/d) en respuesta al impacto del coronavirus sobre la demanda de petróleo.

La perspectiva de la demanda de petróleo se ha visto afectada por las medidas globales para detener la propagación del virus, lo que llevó a la Organización de Países Exportadores de Petróleo a considerar su corte más profundo desde la crisis financiera de 2008.

"El brote de Covid-19 ha tenido un gran impacto adverso en las previsiones económicas globales y en las de la demanda de petróleo, particularmente para el primer y el segundo trimestre", ha advertido la OPEP en un comunicado emitido tras su reunión.

En este sentido, el cártel prevé que la demanda mundial de crudo crecerá en 2020 en 0,48 mb/d, menos de la mitad del incremento de 1,1 mb/d anticipado en diciembre de 2019, advirtiendo, además, de que "la situación sin precedentes y la dinámica del mercado en constante cambio supone que los riesgos están inclinados a la baja".

De este modo, al término de la conferencia celebrada este jueves en Viena, la OPEP ha anunciado el acuerdo de sus catorce miembros para recomendar la extensión al resto del presente año del acuerdo alcanzado con los productores al margen de la organización para limitar la oferta de crudo.

Asimismo, los ministros de la OPEP han acordado recomendar en la reunión que mantendrán este viernes con los productores ajenos al cártel "un ajuste adicional de 1,5 mb/d hasta el 30 de junio de 2020".

En concreto, la propuesta de la OPEP plantea un ajuste prorrateado de la producción de petróleo de 1 millón de barriles al día entre los países de la OPEP, mientras que los demás productores ajustarían su oferta en medio millón de barriles diarios adicionales.