Londres. La OPEP estimó este jueves que la demanda mundial de su petróleo caerá el próximo año por un aumento de la producción de sus rivales, lo que apunta a un retorno al superávit a pesar del acuerdo firmado con naciones aliadas para restringir los suministros.

En sus primeras proyecciones para el 2020, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) dijo que el mundo necesitaría 29,27 millones de barriles por día (bpd) de crudo de sus 14 estados miembros el próximo año, una baja de 1,34 millones de bpd respecto al 2019.

La disminución de la demanda del petróleo de la OPEP deja en evidencia cómo los recortes de suministros acordados por el grupo y sus aliados para apuntalar los precios del barril han entregado también un impulso sostenido a la industria de esquisto de Estados Unidos.

Este factor podría dar más capacidad de maniobra al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para mantener las sanciones contra Venezuela e Irán, miembros de la OPEP.

"Se anticipa que la producción de petróleo de Estados Unidos continuará creciendo porque nuevos oleoductos permitirán que más crudo de la Cuenca Pérmica puedan enviarse a los centros de exportación en la costa del Golfo de México", indicó la OPEP, en referencia a los embarques de esquisto.

En su reporte mensual, la OPEP también dijo que la demanda mundial de petróleo subiría al mismo ritmo en 2020 que este año.