Ciudad de México. Los primeros seis meses del 2018 fueron para Petróleos Mexicanos (Pemex) de los peores semestres en décadas en términos operativos: la producción de crudo cayó a 1.881 millones de barriles diarios en el promedio, mientras que la de gas natural se redujo a 4,823 millones de pies cúbicos al día y en transformación industrial la utilización de la capacidad instalada de proceso de crudo se redujo a 40,6%, además de que elaboró sólo 218.000 barriles de gasolinas por día.

En la primera mitad del año, la estatal registró una pérdida financiera neta de 49.861 millones de pesos (US$2.681 millones), afectada por la depreciación del peso frente al dólar.

Pero un ingreso por exportaciones de crudo 47% superior al del año anterior por un mayor precio del aceite permitió a la estatal tener las mayores ventas de un primer semestre en su historia. Tan sólo por venta de crudo, éstos estuvieron sólo por debajo de los registrados cuando el precio de la mezcla mexicana rondó los US$100 por barril (en el 2011, 2012 y 2013), aunque en las actividades de extracción y refinación de hidrocarburos mantuviera las tendencias a la baja.

De acuerdo con los indicadores de la estatal, la producción de petróleo se redujo en 6,7% de un año a otro, con lo que en promedio se produjeron 134.000 barriles diarios menos entre enero y junio de 2018 y el mismo lapso del año pasado.

La peor caída la tiene el campo Cantarell, que en un año produce 15% o 30.000 barriles diarios menos. La extracción de este activo productor de Pemex es 86% inferior a la que tenía hace una década, cuando producía 1.134 millones de barriles diarios. En el promedio del primer semestre del año, se extrajeron de Cantarell sólo 162.000 barriles por día, que representan 8,6% de la producción nacional de crudo.

Los esfuerzos por mantener la producción se observaron en el mayor activo productor del país: Ku Maloob Zaap, también ubicado en aguas someras de Campeche, que en un año incrementó su extracción en 1,3%, que son 11.000 barriles diarios en promedio.

De este conjunto de yacimientos se extrajeron 880.000 barriles diarios durante el primer semestre, que representaron 47% de la producción nacional. Del Litoral de Tabasco se extrajeron 327.000 barriles por día, que fueron apenas 33.000 menos que hace un año.

 

Por otra parte, la producción de gas natural tocó su menor nivel por lo menos en la última década, al promediar 4.823 millones de pies cúbicos diarios durante los primeros seis meses del año. Este volumen fue inferior en 9,3% al del año pasado y ha caído en 28% desde el 2008.

Refinación no detiene caídas. En lo que respecta a Transformación Industrial, Pemex reportó un promedio de proceso de crudo en sus seis refinerías de 652.000 barriles diarios, volumen 30% inferior al del 2017. La caída en este rubro es de nada menos que 49% en el promedio nacional en comparación con el 2008, cuando se procesaban 1.273 millones de barriles diarios.

La peor caída anual, de 78% del proceso de crudo, se presentó en Minatitlán, que atraviesa un mantenimiento mayor, seguido por el centro refinador de Madero, donde se redujo en 50%, por la tardanza con que se ha echado a andar la reconfiguración del año pasado.

En una década, Cadereyta procesa 49% menos crudo, Madero 75% menos, Minatitlán 85%, Salamanca 19% menos, Salina Cruz 37% menos y la refinería de Tula redujo su proceso de crudo en 50%.

La elaboración promedio nacional de petrolíferos se situó en 677.000 barriles diarios en la primera mitad del año, con una caída anual de 29%. La fabricación de gasolinas cayó 31% ubicándose en 218.000 barriles al día. El promedio semestral en elaboración de petrolíferos es inferior en 49% al que se reportaba hace una década y el de elaboración de gasolinas ha caído en 53% en el mismo lapso.