Caracas. Diputados opositores venezolanos y expertos en petróleo dijeron este miércoles que la fuga de gas en la mayor refinería del país, que causó en agosto la peor tragedia de la industria local con más de 40 muertos, llevaba varias horas antes de la explosión y no fue atendida por la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

El escape de una esfera de olefinas provocó un gigantesco estallido y desató un incendio de cuatro días, que también dejó un centenar de heridos y graves daños tanto a las poblaciones aledañas como a las instalaciones de la planta, que aún opera a media capacidad.

"La formación de la nube (de olefinas) revela que se conformó durante bastante tiempo y una evidencia de ello es que los trabajadores de Puramín (planta de lubricantes vecina) fueron desalojados la tarde antes del incendio", dijo Javier Larrañaga, ex sub gerente del Centro Refinador Paraguaná, que agrupa a las refinerías Amuay y Cardón.

"Hay evidencias de que no se prestó la debida atención a la fuga", agregó durante la presentación de un informe preliminar redactado por los expertos y los legisladores, que contradice la primera versión del gobierno sobre el accidente.

El ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, no ha dado detalles sobre la investigación oficial en curso, en la que participan firmas reaseguradoras, técnicos de la estatal Petróleos de Venezuela, la Fiscalía y cuerpos policiales.

Pero el funcionario, que descartó fallas de mantenimiento, dijo en una entrevista que era posible que la nube de olefinas, muy densa, compacta y visible, se conformara muy rápido, lo que imposibilitó desalojar las áreas .

El presidente Hugo Chávez, que llegó a la zona del incendio al día siguiente, descartó de antemano que la fuga tuviera días u horas y no hubiera sido reportada.

La "comisión de la verdad", conformada por diputados opositores y profesionales ante la negativa de la Asamblea Nacional a investigar el accidente, maneja varias hipótesis sobre las causas de la fuga, tres de ellas relativas a fallas mecánicas en válvulas o tuberías y una cuarta por corrosión en las esferas.

Un informe de los trabajadores petroleros elaborado en el 2010, tras el hundimiento de una plataforma de gas en el Mar Caribe, advertía sobre fallas mecánicas en equipos esenciales de todas las refinerías del país socio de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Historia accidentada. La diputada opositora María Corina Machado resaltó los crecientes índices de accidentalidad de Pdvsa y sobre todo su severidad, en medio de una larga racha de sucesos que todos los años deja decenas de muertos y heridos y tuerce las miradas hacia el controversial desempeño de la firma.

"Pdvsa reaccionó con lentitud y una obvia falta de recursos (...) Pretenden explicar el accidente con una explosión masiva y repentina", agregó la parlamentaria.

Se requirieron 83 horas, según datos de la estatal, para extinguir las llamas que consumieron nueve depósitos de combustibles y dañaron unas ocho esferas de olefinas.

Dos semanas después, una tormenta eléctrica causó un incendio de menores proporciones en dos tanques de la mediana refinería El Palito sin dejar heridos, pero complicando aún más la logística de almacenamiento y despacho de la petrolera.

Una fuga de gas causó esta semana un incendio en un pozo de la empresa mixta Petrourdaneta entre Pdvsa y la brasileña Odebrecht en el occidental estado Zulia, dejando un saldo de cuatro heridos, varios de ellos por quemaduras.

En su informe de gestión del 2011, Pdvsa reportó una creciente frecuencia bruta de accidentes -que mide la ocurrencia de lesiones con o sin tiempo perdido en el trabajo- para llegar a 9,4 en los últimos dos años, muy por encima del promedio mundial, según datos de los expertos.