San Francisco. “Estamos cambiando el mercado, hay un cambio de paradigma”, afirma el vicepresidente ejecutivo de Oracle América Latina, Luiz Meisler, al describir el momento que vive la empresa al combinar la industria de software con hardware.

 “Por primera vez se va a explotar el máximo de la capacidad de las dos cosas juntas”, indica el ejecutivo. “Ganamos escala, ganamos velocidad, ganamos eficiencia y ganamos más que todo costo de propiedad para el cliente”, añade.

Meisler señala que la compañía en la región ha crecido dos dígitos y tiene mucho potencial de avance en el futuro. “Es la región con mejor desempeño de todo el mundo”, explica.

 En América Latina los dos mayores mercados de Oracle son Brasil (45%) y México (20 a 25%). En cuanto al crecimiento, el mayor repunte el año pasado lo registró Argentina, mientras que en los años anteriores fueron México y Venezuela.

Por rubro, las empresas de gobierno en América Latina representan aproximadamente 25% para las operaciones de Oracle.

Según Meisler, se observa un inmenso potencial de crecimiento en la banca y también hay buenas oportunidades en el retail.

 Panorama en Sudamérica. Por su parte, Silvia Tenazinha -directora regional de Oracle- afirma que en Sudamérica en la empresa “no sentimos la crisis”.

97

Señala que por ejemplo “en aplicaciones en Argentina crecimos dos dígitos y para este año esperamos un crecimiento similar o mayor”, y todos los países de la región tuvieron un avance muy parecido.

Respecto a Perú, sostiene que en la compañía se observa “el milagro peruano”; mientras que dice que a Chile “le veo un potencial gigante… hay un círculo virtuoso, en el que el usuario chileno cada vez quiere más información y más servicios”.

En Paraguay hay muchos proyectos, pero el retraso en su infraestructura demora algunos planes, explica.

En el caso de Bolivia, Silvia Tenazinha agrega que “tenemos que trabajar mucho ahí”, pues hay mucho espacio, pero también hay retraso en su infraestructura tecnológica.

La ejecutiva informa que Oracle está elaborando soluciones para varios gobiernos de la región, y hay tres proyectos concretos para este año en Argentina y Chile. También en Perú se concretará otra propuesta dentro de cuatro a cinco meses.