Londres. Las dudas volvieron a afectar este martes las perspectivas de que BP Plc retome su expansión, cuando una corte británica bloqueó sus planes para unirse a la rusa Rosneft y las utilidades de la empresa se ubicaron por debajo de las previsiones.

Los socios oligarcas de BP en la firma rusa TNK-BP consiguieron una orden judicial que bloquea el plan de la petrolera británica para ingresar un acuerdo de canje de acciones y de exploración con la estatal rusa Rosneft, según dijo el martes a Reuters uno de los abogados en la corte.

AAR, el consorcio por medio del cual los oligarcas poseen la mitad de TNK-BP , arguyó que la alianza infringía su acuerdo con BP, que establece que la petrolera británica pediría la aprobación de sus socios antes de entrar a cualquier nuevo gran emprendimiento en Rusia.

Un portavoz de Rosneft dijo que la decisión judicial no debería desbaratar el acuerdo. Analistas dicen que la disputa se resolverá.

"Sí, suponíamos que la orden de judicial estaría asegurada, pero también creemos que la resolución final de esta disputa se logrará entre los socios rusos y el Estado, no en las cortes", dijo Chris Weafer, estratega jefe de UralsIB en Moscú.

La decepcionante perspectivas de producción petrolera de la empresa y nuevos cargos por el derrame de petróleo en el Golfo de México, también opacaron el día de resultados de BP, cuando anunció además un retorno al pago de dividendos por primera vez desde el vertido de crudo en el mar.

En declaraciones hechas antes de la decisión de la corte, el presidente ejecutivo de BP, Bob Dudley, anticipó un acuerdo financiero con AAR, inclusive sugiriendo que podría ingresar al proyecto en el Artico con Rosneft.

Los resultados de BP contrastaron con el incremento superior a lo esperado en la utilidad trimestral de Exxon Mobil Corp, presentado el lunes.

BP quiere dejar atrás el desastre del derrame de petróleo en el Golfo de México y el martes se refirió a la posibilidad de un crecimiento a largo plazo por medio de nuevas sociedades de exploración y un nuevo enfoque para la extracción de petróleo y gas del suelo.

Pero sus lineamientos, que apuntan a otra caída de un 11 por ciento en la producción del 2011, tras una baja de un 9,4 por ciento el 2010, hacen dudar a algunos analistas de la efectividad de la estrategia de BP.
BP dijo que pagaría un dividendo por el cuarto trimestre de 0,07 dólares por acción y 0,42 dólares por American Depositary Share (ADS), en línea con las expectativas de analistas, pero sólo la mitad de lo que pagaba antes del desastre del derrame.

Tiempo de tributación. BP informó que su ganancia neta de costo de reemplazo (RC) para el cuarto trimestre fue de 4.610 millones de dólares, sobre los 3.450 millones de dólares de un año atrás, dado que una gran alza en los precios del petróleo compensó la caída de un 9 por ciento en la producción de petróleo y gas.

BP había declinado deliberadamente emitir metas de producción, ya que el grupo petrolero estaba apuntando a valor, no a volúmenes, dijo Dudley.

Sin contar ítems extraordinarios por 250 millones de dólares, la ganancia neta de costos de reemplazo fue de 4.360 millones de dólares, detrás de los 5.090 millones de dólares promedio de las estimaciones de nueve analistas consultados por Reuters.

La ganancia neta por costo de reemplazo no considera ganancias o pérdidas relativas a aumentos en el valor de los inventarios de petróleo y, como tal, es comparable con la ganancia neta en Estados Unidos.

BP dijo que los resultados, peores a los esperados, se debían en parte a un tasa tributaria mayor a la prevista.

La compañía también señaló que se seguían sintiendo los estragos del derrame de petróleo, sumando otros 1.000 millones de dólares a su estimación previa por 40.000 millones de dólares por el costo total.

Analistas habían empezado últimamente a reducir sus previsiones sobre el costo del derrame de petróleo.