San Salvador. Diferentes organizaciones independientes de América, Australia y Alemania buscan establecer estrategias comunes en contra de la explotación minera en la región, en el marco de la Conferencia Internacional Contra la Minería de Oro, que fue inaugurada este viernes en El Salvador.

En esta "conferencia de aliados" contra la minería "tratamos de buscar estrategias de trabajo a futuro" para evitar más violaciones a los derechos humanos por estas prácticas de extracción, dijo Juliana Turqui, coordinadora del programa regional de industrias extractivas de Oxfam América.

Destacó que en el caso específico de Centroamérica "la industria minera no es una opción para el desarrollo", ya que "crea daños gravísimos para el ambiente y sobre todo para las personas".

La conferencia, que inició este viernes y culmina el próximo lunes, tiene como propósito "debatir" sobre "las mejores formas de resistir a este monstruo global que es la industria minera intensiva", dijo por su lado el ecologista Ángel Ibarra, miembro de la Mesa Nacional contra la Minería salvadoreña.

Durante el fin de semana los representantes de al menos 30 organizaciones independientes, de Guatemala, Honduras, Panamá, Estados Unidos, Canadá, México, Ecuador, Alemania, Australia y El Salvador, realizarán visitas de campo a zonas que fueron afectadas por la exploración y explotación minera en El Salvador.

También visitarán la exploración minera del Cerro Blanco, en Guatemala, precisaron los organizadores.

De acuerdo a Oxfam sólo en Guatemala hay 82 licencias de exploración minera, 39 de explotación de oro.

También en ese país en trámite "para ser aprobadas" hay 348 solicitudes de exploración y 14 de explotación,detalló Turqui.

Eso es una "amenaza latente", indicó Turqui; al tiempo que señaló que en Honduras hay cuatro licencias de explotación de minería metálica y unas 300 en trámite de exploración.

En El Salvador no existe una ley que prohíba la minería, pero en 2012 los ministerios de Medio Ambiente y Economía presentaron al Parlamento un proyecto para suspender todas las solicitudes de exploración y explotación minera, que sigue pendiente de aprobación.