Londres. El oro se encaminaba el martes a su mayor descenso diario en dos semanas luego de que el banco Goldman Sachs reportó perdidas trimestrales, lo que junto a la evidencia de una desaceleración de China y a los temores por la crisis de deuda europea impulsaron al dólar.

El oro al contado caía un 2,3% en el día, a US$1.632,90 la onza, a las 1353 GMT.

A inicios de septiembre, el precio del oro marcó un máximo histórico de US$1.920,30.

Por segunda vez en su historia, Goldman Sachs, el mayor banco de inversión de Estados Unidos, publicó el martes una pérdida trimestral mucho mayor a la esperada, golpeado por la fuerte desvalorización de sus inversiones y una menor actividad de intermediación de activos de sus clientes.

La institución también redujo su exposición al sector de materias primas en el trimestre.

En Europa, Moody's Investor Services advirtió que la calificación de crédito francesa, la más alta, podría estar en riesgo si el costo de rescatar a los bancos en la segunda mayor economía de la zona euro presiona demasiado a su presupuesto.

En tanto, una lectura de la confianza empresarial alemana bajó al mínimo en casi tres años este mes.

En China, la economía se expandió al ritmo más lento en dos años en el tercer trimestre, aumentando los temores de que el crecimiento en el mundo emergente podría ser insuficiente para contrarrestar la desaceleración de Estados Unidos y Europa.

Reforzando la ansiedad por la zona euro antes de un encuentro clave del 23 de octubre, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, empañó el optimismo sobre la capacidad de los líderes de la UE para hallar una solución duradera a la crisis de la deuda en la reunión, lo que limitó aún más el apetito de los inversionistas por el riesgo.

"En general, parece que, al final del día, estamos en el mismo rango de negociación de entre US$1.600 y US$1.700 y creo que si (los europeos) no alcanzan ningún resultado, el precio (del oro) va a subir mucho más", dijo Afshin Nabavi, de MKS Finance.

La plata caía un 3,7%, a US$30,68.

El platino cedía un 2%, a US$1.517,74 la onza.

El paladio perdía un 2,1%, a US$602,75 la onza.