El oro caía el jueves y tocó mínimos de dos semanas ante la fortaleza del dólar, de los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos y de los mercados bursátiles, pero las expectativas de que el avance del billete verde pueda estar terminando contenía las pérdidas.

A las 1216 GMT, los precios del oro al contado perdían un 1%, a US$1.187,76 la onza, después de tocar más temprano un mínimo de US$1.191,18 la onza. Los futuros del oro en Estados Unidos caían un 0,86%, a US$1.187,6 la onza.

Un dólar más fuerte hace que las materias primas denominadas en esa divisa sean más caras para los tenedores de otras monedas, lo que podría reducir la demanda. En tanto, rendimientos más altos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos hacen que los bonos sean más baratos para inversores que buscan una alternativa para el oro.

Aunque las acciones y los rendimientos del Tesoro han seguido subiendo, alimentados por las señales del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que planea elevar el gasto público, las expectativas de un impulso al crecimiento recientemente han tenido un impacto de contención en el dólar.

Entre otros metales preciosos, la plata al contado perdía un 0,94% a 16,79 dólares la onza, mientras que el platino cedía un 0,23 por ciento, a 975,5 dólares la onza.

El paladio bajaba un 0,58 por ciento, a 724,75 dólares la onza, después de tocar más temprano un mínimo de tres semanas de 721,35 dólares la onza. El miércoles perdió más de un 7 por ciento, su peor retroceso diario desde abril de 2013.