Londres. El oro cedía este martes en el primer día de transacciones del 2011 en los mercados financieros de Londres, cayendo bajo la presión de un dólar más firme, aunque los temores de los inversores sobre la deuda y la inflación seguían dando soporte al metal.

Las expectativas de que la crisis de deuda en la zona euro pueda empeorar, las preocupaciones sobre la potencial inflación en las economías emergentes y una creciente atención en el déficit estadounidense mantendrían la demanda de oro para inversión, dijeron analistas.

El oro al contado operaba a US$1.407,50 la onza a las 12:09 GMT, frente a US$1.414,00 este lunes en Nueva York. Los futuros de oro estadounidense para entrega en febrero perdían 15 dólares la onza a US$1.407,90.

"La mayoría de los factores son bastante positivos para el oro", dijo el analista de metales preciosos de Credit Suisse Tom Kendall.

"Si se buscan factores negativos, habría que decir que la falta de algún programa considerable de cobertura este año por parte de las mineras sería uno, aunque desde la comunidad de inversión, el ánimo todavía es bastante optimista respecto al oro", agregó.

Sin embargo, un dólar más fuerte impedía ganancias el martes. Esto usualmente afecta al oro, porque hace que las materias primas cotizadas en dólares sean más caras para los tenedores de otras monedas y reduce el atractivo del metal como activo alternativo.

El dólar se fortalecía luego de datos en Estados Unidos que sugirieron que la mayor economía mundial acelerara el paso en el 2011, mientras que el euro bajaba levemente, con algunos operadores citando rumores de una venta de euros por parte de inversores vinculada a retiros de bonos en la zona euro.

Entre otros metales preciosos, la plata al contado operaba estable a US$30,66 la onza, retrocediendo levemente desde el máximo de la sesión previa de US$31,22 , su nivel más alto desde 1980.

El platino cambiaba de manos a US$1.765,50 la onza frente a US$1.766, mientras que el paladio bajaba a 788,47 desde 789,97.