Nueva York. El oro cayó por segunda sesión consecutiva este miércoles por renovados temores sobre la crisis de deuda en Europa y mientras se desvanecía la especulación de un inminente estímulo para impulsar a la desacelerada economía estadounidense.

El metal estuvo bajo presión luego de que la canciller alemana, Angela Merkel, fue citada diciendo que no podía estar segura de que el proyecto europeo fuera a funcionar y mientras el Fondo Monetario Internacional (FMI) instó al Banco Central Europeo (BCE) a jugar un mayor rol para solucionar la crisis de la región.

El oro al contado cayó un 0,5%, a US$1.575,45 la onza, a las 18:36 GMT.

Los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en agosto bajaron US$18,70 la onza, a US$1.570,80.

El lingote, tradicional cobertura contra la inflación, también ha estado más sensible que las acciones y otras materias primas a las expectativas de un alivio monetario en Estados Unidos.

En su segundo día de presentación ante el Congreso, el presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, nuevamente no dio pistas de nuevas medidas de estímulo pese a recientes señales de una desaceleración económica en Estados Unidos.

"Aunque el alivio podría esperarse, los inversores están cargados con la incertidumbre de no saber exactamente cuándo se dará esa orden", dijo el analista de metales de la correduría estadounidense INTL FCStone, Edwards Meir.

Las señales de un nuevo alivio monetario han impulsado una serie de avances del oro este año, aunque el metal se ha mantenido en un rango de entre US$1.540 y US$1.640 en las últimas seis semanas, esperando claridad sobre la posición de la Fed ante una posible tercera ronda de estímulo.

Apagando las esperanzas de nuevas medidas por parte de la Fed, el último "Libro Beige" de la Fed de las condiciones económicas de EE.UU. apuntó a una modesta expansión en el país.

Además, un informe que mostró que los inicios de construcción de casas en Estados Unidos subió a su ritmo más rápido en más de tres años también enfrió la especulación de nuevo alivio cuantitativo.

La plata cayó un 0,5%, a US$27,16 la onza.

El platino bajó un 0,8%, a US$1.401,55 la onza.

El paladio perdió un 1,3%, a US$571,93.