Londres. Los precios del oro caían este lunes en Europa, con lo que extendían el retroceso de la sesión anterior, debido a que la preocupación por el progreso de las conversaciones sobre un plan de rescate griego pesaba sobre el euro y los activos de mayor riesgo como las acciones y materias primas.

El oro al contado caía un 0,7%, a US$1.714,40 por onza a las 13:54 GMT, mientras que los futuros de oro de Estados Unidos para entrega en febrero bajaban US$23 la onza, a US$1.717,3 dólares.

El euro bajaba por la incapacidad de los políticos griegos de ponerse de acuerdo sobre las medidas de austeridad necesarias para asegurar un nuevo rescate para la nación, manteniendo vivo el riesgo de una cesación de pagos desordenada que podría perjudicar a la zona euro.

"La relación entre el oro y el euro ha estado en una montaña rusa. Un día es positiva, un día es negativa. Pero esta mañana, la fortaleza del dólar, o la debilidad del euro, está afectando claramente al oro", dijo el analista de RBS, Nikos Kavalis.

El gobierno griego y los líderes de los partidos deben acordar los términos de un segundo rescate con los inspectores del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE) antes del próximo encuentro de los ministros de finanzas de la zona euro, dijo este lunes un funcionario.

A pesar que la crisis de deuda fue un gran impulsor del oro a un récord el año pasado, ya que los inversores compraron el metal como un refugio del riesgo, en el 2012 los precios podrían moverse más en línea con los llamados activos más riesgosos, como las materias primas, dijo Kavalis.

El metal precioso registró este viernes su peor desempeño del año después de que un crecimiento mayor al esperado del empleo en Estados Unidos el mes pasado desalentó las expectativas de otra ronda de flexibilización monetaria.

El oro ha ganado casi un 10% este año, aunque si surgen más señales de que Estados Unidos se está recuperando más rápido que la zona euro podrían reavivarse las expectativas de una subida antes de lo esperado en las tasas de interés, lo que fortalecería al dólar y dificultaría las posibilidad de que el metal vuelva a sus máximos históricos.

Los precios de la plata disminuían un 0,2%, a US$33,53 la onza.

El platino al contado caían un 0,5%, a US$1.610 la onza.

El paladio bajaba un 1%, a US$697,97 la onza.