Nueva York. Los precios del oro se mantenían estables el viernes por la mañana a medida que renacen los temores sobre el mercado cambiario antes de la reunión del fin de semana del Grupo de los 20.

El contrato del oro para entrega en diciembre, el más activo, ascendía hace unos minutos un 0,1%, o US$1,80, a US$1.327,40 la onza en la división Comex de la New York Mercantile Exchange.

La reciente presión de ventas sobre el oro disminuía a medida que los operadores esperan la próxima reunión del G-20, donde probablemente se hablará sobre las "guerras de monedas". El ascenso de la semana pasada del oro a un máximo de US$1.376,70 fue impulsado por los crecientes temores a los riesgos cambiarios, a medida que los gobiernos a nivel mundial buscan depreciar sus monedas para impulsar las exportaciones y el crecimiento económico.

Los precios del oro se beneficiaron del interés de los inversionistas por limitar el riesgo cambiario mediante la compra de oro, que es visto como una moneda alternativa, una posición de cobertura ante la inflación y un activo de refugio en tiempos de incertidumbre económica.

Un cambio radical en la política cambiaria internacional, que podría proponerse en la reunión de este fin de semana, afectaría al dólar, y por consiguiente al oro.