Londres. El oro subía el lunes en Europa por encima de US$1.420 la onza, ubicándose a un 1% de su máximo, mientras que la plata y el platino registraban sus récord en varios años impulsados por la mayor demanda en el primer día de negocios del 2011.

Si bien la firmeza del dólar limitaba las ganancias, las expectativas de nuevas malas noticias por la deuda de la zona euro, las preocupaciones sobre la inflación en los países en desarrollo y una mayor atención al déficit de Estados Unidos mantendrían una fuerte demanda de oro, según analistas.

Pradeep Unni, analista de Richcomm Global Services en Dubai, dijo que "probablemente" el oro marque nuevos máximos este año después de que el valor del metal estuvo tranquilo durante los festivos navideños, con un objetivo inicial de US$1.455 a US$1.480.

"Los fundamentos impulsan el precio y esos fundamentos siguen siendo impulsados por el temor", dijo.

"El oro entra al Año Nuevo con todos sus fundamentos actuales intactos (...) el riesgo de la deuda soberana, la incertidumbre macroeconómica, las preocupaciones por la estabilidad cambiaria, los temores de inflación a mediano plazo mientras la Reserva Federal de Estados Unidos implementa la Flexibilización Cuantitativa II, las tensiones geopolíticas y las bajas tasas de interés", dijo.

El oro al contado se cotizaba a US$1.420,40 la onza a las 10:35 GMT, contra US$1.419,45 al cierre de este viernes en Nueva York.

El metal precioso marcó un récord de US$1.430,95 la onza en diciembre. Se prevé que las operaciones en Europa sigan tranquilas, con Londres aún en feriado.

Los futuros del oro estadounidense para entrega en febrero descendían 40 centavos la onza a US$1.421,0.

La plata llegó a subir a su máximo desde 1980, de US$31,06 la onza, y luego se negociaba a US$31,04 frente a su último cierre, de US$30,86.

El platino se negociaba a US$1.774,24 la onza desde US$1.767,50 y el paladio a US$800,03 frente a US$799,50, después de tocar más temprano su récord desde marzo del 2001 a 803 dólares la onza.