Londres. El oro subía el martes al máximo en dos semanas pues las preocupaciones sobre la propagación de la crisis de la deuda europea alimentaban las compras de refugio seguro, mientras que un debilitamiento del dólar también ofrecía respaldo.

El oro al contado llegó a US$1.521,80 la onza troy, máximo desde el 11 de mayo. A las 09:44 GMT se cotizaba a US$1.520,59 desde US$1.516,05 al cierre del lunes en Nueva York.

Portugal e Irlanda estarían en riesgo de fuertes rebajas de sus calificaciones de crédito, que hundirían a sus notas dentro de territorio de "bonos basura", si Grecia decretara el incumplimiento de pagos, dijo a Reuters un ejecutivo de crédito de Moody's.

"Hay tanta incertidumbre que el riesgo a la baja para el oro es menor en el corto plazo", dijo un analista de VTB Capital, Andrey Kryuchenkov.
"La gente sigue asustada por Portugal y por una posible reestructuración de la deuda griega, por lo que los flujos hacia los refugios seguros continuarán", dijo.

Pero a largo plazo el metal precioso podría enfrentar fuerzas en contra como una posible decisión de la Reserva Federal estadounidense de subir las tasas de interés, dijo Kryuchenkov.

Las tasas bajas ayudan al oro, que compite por los fondos de los inversores contra los activos que sí rinden interés.

La plata al contado se negociaba a US$35,65 la onza desde US$35,04 el lunes.

El platino estaba a US$1.759,75 frente a US$1.748,35.

El paladio al contado cambiaba de manos a US$732,97 la onza desde US$727,99 el lunes.