Londres. Los alcistas hacia el oro dicen que el precio del metal precioso está listo para establecer nuevos máximos a principios del nuevo año, debido a los temores de inflación que son impulsados por las políticas de relajamiento monetario de Estados Unidos y la eurozona.

Con las compras del banco central y las importaciones chinas emergiendo para dar soporte a las alzas, los analistas y operadores dicen que esperan que el metal supere rápidamente los US$1.500 la onza, y llegue tan alto como los US$1.700, o incluso US$2.000 la onza, según estimaciones de algunos de los participantes más alcistas, antes de que la tendencia se revierta levemente en el 2012.

El mercado del oro ya ha registrado un sólido desempeño en 2010, y se beneficia en gran parte por los problemas de deuda soberana en Europa y la anticipación del extendido estímulo monetario en Estados Unidos. El precio a la vista del metal ha subido casi un 30% desde principios de año y ha registrado una serie de nuevos máximos, incluyendo su último máximo histórico de US$1.431,30 la onza a principios de diciembre.

El miércoles por la tarde en Europa, el oro a la vista se negoció cerca de los US$1.410 la onza, y retrocedió levemente de sus máximos recientes al tiempo que los inversionistas ajustan sus posiciones para las fiestas de fin de año y se preparan para el nuevo año.

La decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de estimular la economía con US$600.000 millones adicionales en compra de bonos parece que dará un impulso al oro a nuevas alzas durante el próximo año.

El hecho que de por lo general el oro se percibe más como una moneda alternativa que un bien básico será de más beneficio para el metal precioso, dijeron analistas de BMO Capital Markets en un reporte reciente, mientras los inversionistas siguen usando al oro para protegerse ante panoramas inciertos para las monedas del Oeste y los riesgos asociados con la deuda soberana e inflación de Europa y Estados Unidos.

Otro impulso para el dólar es que el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, no ha descartado mas medidas de estímulos, a pesar de la controversia sobre el actual programa.

El banco de inversiones Goldman Sachs afirma que espera que el precio del oro suba sobre US$1,690 la onza y potencialmente incluso más, en los próximos 12 meses, a medida que una ronda de relajamiento cuantitativo mantiene las tasas bajas y condiciona el flujo de capital desde los países con superávit comerciales, los cuales tradicionalmente han colocado su dinero en bonos del gobierno de Estados Unidos, en otros activos de inversión, como el oro.