Londres. El oro operaba estable el viernes en torno a los US$1.700 la onza, con los precios dirigiéndose a su tercera semana seguida de baja, debido a que la incertidumbre sobre las negociaciones para evitar una crisis fiscal en Estados Unidos hacía que los inversores se mantuvieran fuera del mercado.

El oro al contado cotizaba con pocos cambios en US$1.696,30 la onza a las 1159 GMT frente a los US$1.696,69 del jueves. El lingote estaba en rumbo a una baja semanal de un 0,4%.

El oro en Estados Unidos estaba estable en US$1.698 la onza.

 El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el líder de la Cámara de Representantes, el opositor John Boehner, tuvieron el jueves un "franco" encuentro, en un esfuerzo por superar un punto muerto en las negociaciones para evitar el "abismo fiscal", un alza de impuestos y recortes de gastos que amenazan con sumergir a la economía en otra recesión.

 Los inversores se mostraban cautelosos de tomar posiciones mientras las negociaciones se estén realizando. Las bolsas europeas también operaban con pocos cambios el viernes, mientras que el euro avanzaba levemente frente al dólar.

Entre otros metales preciosos, el paladio subía un 0,4%, a US$692.

El platino bajaba un 0,1%, US$1.609,49 la onza.

La plata operaba en US$32,50.