Londres. El oro operaba estable este miércoles, en una sesión volátil, debido a que una apertura bajista de Wall Street borró sus ganancias previas, mientras los inversores permanecían reticentes a comprar tras el reciente derrumbe del mercado.

El oro al contado bajaba un 0,2%, a US$1.616,60, la onza a las 1346 GMT.

Los futuros de oro estadounidenses para diciembre subían US$2,5 la onza, a US$1.618,50.

El lingote llegó a caer hasta los US$1.596,75 en la sesión, después de perder un 2% en la víspera, cuando los inversores vendieron el metal para cubrir pérdidas en otros mercados ante el desplome de las acciones.

Las bolsas europeas rebotaban el miércoles por un avance de las acciones bancarias, luego de que los ministros de Finanzas europeos dijeron que exploran formas para recapitalizar al sector financiero en medio de las crecientes expectativas de una cesación de pagos de Grecia.

"Una menor presión en otros activos riesgosos como los mercados bursátiles significa que también hay menos presiones para vender oro para compensar otras pérdidas", dijo Peter Fertig, consultor de Quantitative Commodity Research.

Pero el oro retrocedió luego de una apertura a la baja de las acciones estadounidenses por los temores sobre la crisis de deuda de Europa.

El oro cayó un 20% el mes pasado, tras anotar un máximo histórico de US$1.920,30, en medio de un empeoramiento de los problemas de deuda en la zona euro.

Los ministros de finanzas de Europa acordaron el martes apoyar a los bancos, ante el miedo a que la crisis de deuda arrastre al sector financiero.

Los mercados de monedas también se mantenían volátiles. El euro caía contra el dólar, mientras que la divisa estadounidense cedía un 0,6 por ciento frente a una cesta de monedas.

La plata caía un 1,8% a US$29,38.

El platino cedía un 1,9%, a US$1.436,99.

El paladio bajaba un 1,5%, a US$540,25.