Nueva York/Londres. El oro operaba estable el miércoles tras dos días de alzas, pero las señales de una creciente inflación y la falta de una clara solución a la crisis de deuda de la zona euro daban apoyo al metal.

* El oro al contado operaba estable en US$1.786,24 la onza a las 1643 GMT, casi un 2% menos que el récord de la semana pasada de US$1.813.

* Inicialmente, el lingote subió hacia los US$1.800 la onza tras un dato que mostró que los precios subyacentes al productor de Estados Unidos subieron en julio a su mayor ritmo en seis meses.

* Luego hubo una toma de ganancias, con el mercado ignorando el plan del presidente venezolano, Hugo Chávez, de nacionalizar al sector aurífero.

* Analistas dijeron que el lingote es vulnerable a un fuerte retroceso, debido a que datos técnicos sugieren que el metal está sobrecomprado. El oro ganó hasta un 4% en las últimas dos sesiones.

* El mercado del oro encontró apoyo también en la decepción de los inversionistas tras una reunión de los líderes de Francia y Alemania, que no ofreció una solución duradera a la crisis de la deuda regional.

* La plata subía un 0,5%, a US$40,07 la onza.