Londres. El oro se mantuvo estable este miércoles algo arriba de los US$1.800 la onza, antes de la finalización de un encuentro de la Reserva Federal de Estados Unidos, donde se prevé que el banco central revelará nuevas medidas de alivio monetario.

En general se cree que el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Fed, que determina la política monetaria de Estados Unidos, indicará que reajustará su cartera de tenencias de bonos del Tesoro a favor de la deuda de plazos más largos.

Eso debería ayudar a la Fed a anclar las tasas de interés de los plazos largos, en lugar de embarcarse en otra ronda multimillonaria de compras de bonos del gobierno, la estrategia conocida como flexibilización cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés).

El oro ha sido uno de los principales beneficiarios de los programas de QE anteriores de la Fed, ya que ganó más de 40% desde la serie más reciente de adquisiciones de títulos por parte del banco central, desde noviembre del 2010 hasta junio de este año.

Si bien pocos en el mercado prevén otra ronda de QE, que sería la tercera desde el estallido de la crisis financiera global, cualquier medida para mantener las tasas de interés estadounidenses bajas de cara a las dificultades de la economía deberían respaldar al oro a largo plazo.

El lingote al contado ganó el 0,4% diario a US$1.810,79 la onza a las 0935 GMT.

La plata ascendía el 1,6% a US$40,34 la onza.

El paladio subía 0,3% a US$714,28 la onza.

El platino aumentaba 0,7% a US$1.786,99 la onza.