Londres. El oro al contado subía este jueves, tras las fuertes caídas de la sesión anterior, por coberturas de posiciones cortas y un dólar débil, aunque los precios se mantenían cerca de los mínimos de dos meses y medio por una intensificación de las preocupaciones sobre la crisis de la deuda de la zona euro.

El metal precioso ha perdido un 9% de su valor este mes, con lo que se encamina a su primera caída mensual desde septiembre y a su diciembre más débil desde 2008, cuando la crisis crediticia global estaba en su peor momento.

Aunque el oro es considerado como un activo de refugio seguro para proteger a los inversores en tiempos de incertidumbre, se ha vuelto cada vez más propenso a la presión del mercado financiero y a moverse junto con otros activos ante la frágil confianza de los inversores.

El oro al contado subía un 0,8%, a US$1.587,49 la onza a las 10:51 GMT, tras registrar su mayor caída diaria en casi tres meses el miércoles por el pesimismo sobre la crisis de deuda de la zona euro y una liquidación de posiciones de los fondos.

El oro estadounidense subía un 0,4%, a US$1.591,10 la onza.

"Con las fuertes caídas que hemos visto (ayer), hay un poco de cobertura de posiciones cortas. La fuerza del rebote, sin embargo, ha sido más bien modesta porque el mercado del oro tiende a calmarse muy rápidamente desde principios de diciembre", dijo Ross Norman, de Sharps Pixley.

"En este momento el oro se está moviendo en tándem con el euro y, en el corto plazo, las monedas seguirán siendo el principal motor para el oro. Todo tiene que ver el dólar", agregó.

El euro se recuperaba desde los mínimos de 11 meses contra el dólar que alcanzó en la sesión anterior, lo que beneficia a las materias primas valoradas en la moneda estadounidense.

El platino al contado cayó hasta un 3,2%, a un mínimo de dos años de US$1.372, antes de recortar algunas pérdidas para negociarse a US$1.399,10 la onza.

La plata al contado cayó a 28,10 por onza, su menor nivel desde fines de septiembre, antes de recuperarse para negociarse a US$29,02.

El paladio subía un 0,4%, a US$616,22 la onza.