Singapur. El oro caía este lunes presionado por la firmeza del dólar aunque moderaba las bajas después de que la semana pasada registró la mayor pérdida para ese período en más de dos meses.

* El lingote estaba respaldado en la demanda de los fabricantes de joyas de Asia.

* La semana pasada el oro al contado bajó casi el 4% después de que el presidente de la Reserva Federal estadounidense Ben Bernanke decepcionó al mercado al no hacer referencia a un nuevo alivio monetario, en un testimonio legislativo.

* Desde entonces el valor del metal precioso ha repuntado modestamente y encontró un respaldo sólido en el nivel de US$1.700. Los inversores todavía confían en el atractivo del oro en momentos en que las tasas de interés reales siguen bajas y la inflación continúa siendo una amenaza en el largo plazo.

* "El oro no tiene mucho espacio para caer, la brusca baja de la semana pasada fue una reacción excesiva a una expectativa incumplida", dijo Hou Xinqiang, analista de Jinrui Futures en China.

* Pero también sostuvo que el panorama técnico de corto plazo del oro podría haberse debilitado tras varios fracasos recientes para superar una resistencia clave de US$1.800.

* "Probablemente veamos al oro oscilando dentro del rango de US$1.700 a US$1.800 en el corto plazo mientras los inversores esperan un estímulo nuevo", agregó Hou.

* El oro al contado caía US$2,61 la onza a US$1.709,16 a las 0800 GMT.