Londres. El oro retrocedía en línea con el petróleo este viernes pero estaba respaldado por el efecto financiero del fuerte sismo que remeció a Japón y el nerviosismo de los inversores sobre los disturbios en Oriente Medio.

El oro se dirigía a su mayor declive semanal desde inicios de enero, con una caída de unos US$30 desde que marcó un máximo histórico de US$1.444,40 la onza el lunes.

El oro al contado se negociaba a US$1.409,00 la onza a las 1054 GMT desde US$1.412,59 al cierre del jueves.

El mayor sismo en golpear a Japón desde que comenzaron los registros hace 140 años alcanzó a la costa noreste del país, desatando un tsunami de 10 metros que barrió con todo a su paso, incluyendo casas, barcos, autos e instalaciones agrícolas.

"El oro sigue al petróleo pero el sismo de Japón y la tensión en Oriente Medio ayudan" a sostener su valor, dijo Andrey Kryuchenkov, analista de VTB Capital. "Los mercados están nerviosos también por el planeado 'día de ira' en Arabia Saudita".

La plata se negociaba a US$34,46 la onza desde US$35,25 el jueves, el platino a US$1.761,49 frente a US$1.760,24 y el paladio a US$744,97 desde US$765,50.