Londres. El oro se estabilizaba este martes cerca de máximos en cuatro meses antes de una reunión clave de funcionarios de bancos centrales que podría marcar el curso de la política monetaria de Estados Unidos, mientras que una huelga en una mina mantenía el precio del platino cerca de máximos de tres meses y medio.

El oro al contado se mantenía con mínimos cambios a US$1.663,15 la onza a las 12:15 GMT, tras alcanzar el lunes un máximo en 20 semanas a US$1.676,45.

En lo que va de agosto, el precio del oro aumentó un 3,1%, lo que lo pone camino a su tercera alza mensual consecutiva y en el alza porcentual más importante en un mes desde enero.

La alza fue alimentada en parte por expectativas de que la Reserva Federal de Estados Unidos  (Fed) y el Banco Central Europeo (BCE) tomen medidas adicionales para que los costos de endeudamiento se mantengan bajos.

Funcionarios de bancos centrales y ministros de Finanzas se reunirán el 31 de agosto y el 1 de septiembre en Jackson Hole (Wyoming).

Los inversores esperan que el discurso del presidente de la Fed, Ben Bernanke, de pistas de las medidas que tomaría el banco central y si comprará bonos para aceitar el sistema financiero conteniendo las tasas de interés.

Contribuyendo al tono alcista del mercado del oro estaban las preocupaciones por el suministro en Sudáfrica, el quinto más importante productor mundial del metal precioso.

La tensión en la industria minera sudafricana se mantiene alta desde que enfrentamientos entre la policía y mineros huelguistas de la mina Marikana de Lonmin hace dos semanas dejaron un saldo de 44 muertos.

El platino se encareció más de un 10% en las últimas dos semanas hasta alcanzar sus niveles más altos en casi cuatro meses luego de que trabajadores de Lonmin iniciaran una huelga por reclamos salariales y las protestas derivaron en un estallido de violencia.

El platino al contado bajaba casi un 1% a US$1.522,50 la onza, mientras que el paladio caía un 0,6% a US$641,97 la onza y la plata avanzaba un 0,4% a US$30,83 la onza.