El oro subió levemente este miércoles en una sesión con pocas operaciones después de Navidad, debido a que las esperanzas de que se pueda lograr un acuerdo sobre el presupuesto de Estados Unidos antes de fin de año brindaron soporte al lingote.

Las operaciones de las materias primas en general fueron bajas, debido a que las bolsas en Londres estuvieron cerradas por fiestas de fin de año.

El crudo estadounidense tuvo un rendimiento superior al de otros mercados con un alza de un 3% hasta un máximo de seis semanas debido a compras técnicas, la tensión en Oriente Medio y señales de mayores esfuerzos por evitar la crisis fiscal en Estados Unidos.

Los futuros del oro para entrega en febrero en Estados Unidos cerraron con un alza de US$1,20 a US$1.660,70  la onza, luego de tocar un máximo de sesión de US$1.668,70.

El oro al contado operaba en torno a los US$1.660, frente al nivel de cierre del lunes de unos US$1.658.

El presidente Barack Obama volverá a Washington el jueves desde Hawái para retomar las negociaciones de presupuesto con los republicanos, en un esfuerzo por evitar parte de los US$600.000 millones en alzas de impuestos y recortes automáticos al gasto que entrarían en vigor el próximo año.

En enero, el presidente demócrata deberá jurar para dar inicio a su segundo mandato en el cargo.

Si bien el oro es típicamente un activo de refugio que se ve fortalecido por las incertidumbres económicas, se ha estado comportando cada vez más como un activo de riesgo y su precio podría subir si se logra un acuerdo en Estados Unidos.

Algunos operadores estiman que el lingote permanecerá en torno a sus niveles actuales hasta fin de año, moviéndose entre unos US$30 a US$40 en cualquier dirección.