Londres. El oro subía este lunes en una sesión con escasas actividades antes de las fiestas de Navidad, aunque los precios se mantenían cerca de mínimos de cuatro meses debido a que el estancamiento en las negociaciones sobre el abismo fiscal en Estados Unidos alentó a inversores a mantenerse a margen de las operaciones.

Pese a las recientes pérdidas, el oro sigue encaminado a su décimo segundo año consecutivo al alza debido a la política monetaria ultraflexible de los bancos centrales, preocupaciones sobre la estabilidad financiera en la zona euro y la diversificación hacia el lingote de los bancos centrales.

El oro atrae a los inversores por ser una cobertura contra los temores inflacionarios.

El oro subía el 0,36%, a US$1.662,11 la onza a las 10:54 GMT, impulsado por la debilidad del dólar contra una cesta de monedas y luego de caer a su menor nivel desde agosto a US$1.635,09 el jueves.

Los futuros de oro estadounidenses para febrero ganaban el 0,18%, a  US$1.663,10.

El lingote tocó máximos históricos en torno a los  US$1.920 en septiembre del 2011, cuando la agudización de la crisis de deuda en Europa generó una ola de compras.

Algunos legisladores estadounidenses expresaron su preocupación el domingo de que el país atravesaría un "abismo fiscal" en nueve días, una combinación de fuertes recortes en el gasto y alzas impositivas que entrarían en rigor en enero.

La plata al contado subía el 0,80%, a  US$30,22 la onza.

El platino ganaba un 0,15%, a  US$1.536,50 la onza.

El paladio subía el 0,77%, a  US$681,72 la onza.