Los precios del oro subían el lunes, ya que los inversores buscaban seguridad mientras las acciones caían, tras débiles datos comerciales de China que afectaron al apetito por el riesgo y aumentaron los temores a una desaceleración económica mundial.

* A las 1107 GMT, el oro al contado mejoraba un 0,6%, a US$1.294,59 por onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos ganaban un 0,4%, a US$1.295 por tonelada.

* “Parte de la euforia que hemos visto con los activos riesgosos en el último par de semanas parece haberse esfumado con el comienzo de una nueva semana. Pese a todo, estamos viendo una destacada demanda de oro”, dijo Ole Hansen, analista de Saxo Bank.

* El metal dorado suele ser usado como cobertura frente a la incertidumbre económica y política.

Datos publicados el lunes mostraron que las exportaciones chinas anotaron en diciembre su mayor caída en dos años y las importaciones también se contrajeron, provocando un declive de los mercados bursátiles a nivel mundial y destacando los temores a una desaceleración mayor en la economía global.

* El declive de los mercados bursátiles y débiles datos comerciales de China “subrayan que aunque el mercado está deseoso de un acuerdo comercial (entre Estados Unidos y China), la duda sigue siendo si puede frenarse este impulso actual hacia una economía global más deteriorada”.

* Datos publicados el lunes mostraron que las exportaciones chinas anotaron en diciembre su mayor caída en dos años y las importaciones también se contrajeron, provocando un declive de los mercados bursátiles a nivel mundial y destacando los temores a una desaceleración mayor en la economía global.

* En la parte técnica, el nivel de US$1.300 la onza es “una gran barrera” para el oro en este momento, según Georgette Boele, analista de ABN AMRO. El oro al contado ha ganado más de un 11% desde que tocó un mínimo de un año y medio en agosto, a US$1.159,96.

* Los inversores estarán atentos ahora a lo que pase en torno a las negociaciones entre Estados Unidos y China, la inminente votación en el Parlamento británico sobre el plan de Brexit y la prolongada paralización del Gobierno federal estadounidense. Lo comentarios cautos procedentes de la Reserva Federal también impulsaron con fuerza al lingote.