Londres. El oro subía este miércoles a un segundo máximo histórico consecutivo, impulsado por la demanda de los inversores que buscan activos seguros y por un descenso del dólar antes de un alza de las tasas de interés en la zona euro.

La plata tocó un nuevo máximo de 31 años.

Los disturbios a lo largo del mundo árabe y la intranquilidad por las deudas de la zona euro alentaban los ingresos de fondos al oro, que ha ganado más de un 2% esta semana.

El oro al contado tocó un récord de US$1.461,91 la onza y operaba a US$1.460,60 a las 14:22 GMT, frente a los US$1.450,60 este martes en Nueva York.

Los futuros del oro para junio en el mercado COMEX subían 9,60 dólares la onza, a US$1.462,10.

"Hemos estado viendo un frenesí de compras", dijo Pradeep Unni, analista de Richcomm Global Services.

"Los fundamentos siguen siendo alcistas, con la inestabilidad geopolítica impulsando los mercados", agregó.

Esta semana la atención se centra en los encuentros de política monetaria de tres bancos centrales. Se espera que el Banco Central Europeo (BCE) eleve su costo del crédito, lo que reforzaría al euro contra el dólar, mientras que el Banco de Inglaterra y el Banco de Japón no modificarían sus tasas.

El euro tocó su mayor nivel en más de un año, contra el dólar, en anticipo a un alza de las tasas de interés del BCE.

Las minutas de la última reunión de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos, divulgadas el martes, sugieren que su presidente, Ben Bernanke, está comprometido a completar en junio el programa de estímulo de US$600.000 millones como está fijado.

La plata operaba a US$39,67 la onza, tras haber escalado más de un 1%, a US$39,75.

El platino subía un 1,2%, a US$1.806,99 la onza.

El paladio ganaba un 0,7%, a 791,63 dólares.