El oro tocó un récord de US$1.300 la onza este lunes, en una sesión donde los inversores se mostraron muy activos en el mercado ante las preocupaciones que despierta la salud económica global y la posibilidad de nuevas medidas para estimular el crecimiento.

La plata subió a un máximo de 30 años y acumula una ganancia cercana al 30% este año, porque los inversores apostaron también a una alternativa más barata que el oro.

Administradores de fondos y expertos de la industria dicen que la escalada del oro tiene más camino por recorrer porque brinda una cobertura contra la inflación, en momentos en que crecen las expectativas de que bancos centrales de todo el mundo apuesten a una mayor flexibilidad cuantitativa.

El oro al contado subía a US$1.296,45 la onza a las 16:10 GMT, después de tocar una histórica cifra de US$1.300 la onza y frente a US$1.295,60 el viernes en Nueva York.

"El impulso es aún bastante a favor del oro", dijo Jesper Dannesboe, estratega de materias primas en Societe Generale. "No me atrevería a ir en contra y definitivamente no me gustaría estar corto, hay un buen apetito de compra", agregó.

El alza del lingote se aceleró la semana pasada después que la Reserva Federal de Estados Unidos señaló su disposición a inyectar miles de millones de dólares en la economía mediante compras de deuda del Gobierno, un proceso conocido como flexibilización cuantitativa.

Los futuros estadounidenses del oro para entrega en diciembre ganaban US$2,1 la onza y cotizaban a US$1.300,1 la onza, cerca de un máximo histórico de US$1.301,6 tocado el viernes.

Expertos de la industria ven nuevos máximos históricos para el lingote. Delegados en la conferencia anual de la Asociación del Mercado de Oro de Londres (LBMA) pronosticaron un precio de US$1.406 la onza para septiembre del 2011.

El mayor productor mundial del metal amarillo, Barrick Gold dijo que el oro podría superar los US$1.500 la onza el año próximo.

Aunque en el corto plazo, gráficos muestran que el avance del lingote puede enfrentar resistencia en torno a los US$1.315 y US$1.325 la onza.

Una potencial corrección podría ser limitada, dijeron operadores, con el mercado físico aun pujante pese a los niveles de precios récord.
La plata trepó a su mayor nivel en tres décadas a US$21,61 la onza.

El platino al contado estaba a US$1.629 la onza frente a la última cotización del viernes de US$1.637,70, mientras el paladio al contado estaba a US$558 la onza frente a los US$556,70 previos.