Nueva York. El oro y la plata subieron a un nuevo récord el lunes antes de retroceder junto al petróleo, debido a que las apuestas de refugio seguro se desvanecieron por un posible acuerdo de paz en Libia.

Después de alcanzar un máximo histórico de US$1.476,21 la onza, el oro fue presionado ante un posible acuerdo de paz para detener el conflicto en Libia y porque inversores consideraron una recomendación de Goldman Sachs respecto al mercado de materias primas.

Más temprano, la plata anotó un récord de 31 años antes de retroceder.

El oro al contado bajó 0,4%, a US$1.466,59 la onza a las 18:21 GMT.

Los futuros de oro estadounidenses para entrega en junio cerraron con baja de 6 dólares, a US$1.468,10.

Los inversores estuvieron atentos a un plan de paz en Libia luego de conocerse que el líder Muammar Gaddafi había aceptado una "hoja de ruta" que incluía un cese al fuego.

Pero el acuerdo cayó estrepitosamente unas horas después, cuando las fuerzas del líder libio bombardearon Misrata y los rebeldes advirtieron que no habría un pacto a menos que Gaddafi fuera derrocado.

El lingote fue presionado fuertemente después de que Goldman Sachs le dijo a sus clientes que existe una fuerte posibilidad de que los valores caigan y les recomendó tomar ganancias.

La plata al contado retrocedió tras tocar un máximo de sesión de US$41,93, el mayor nivel desde 1980. Posteriormente cayó 0,4, a US$40,68 la onza.

Pero pese al declive del lunes, los inversores se han volcado a los metales preciosos ante el temor a una mayor inflación en los mercados en desarrollo y al cambio en la política monetaria en Estados Unidos.

La debilidad del dólar apuntaló inicialmente al oro.

Entre otros metales preciosos, el platino bajaba 1,2%, a US$1.781,74 la onza.

El paladio perdió 0,8%, a US$784,47.