“Ellos pidieron ser recibidos y expresaron su intención de visitar la planta de cemento, y nosotros accedimos”, dijo ayer a nuestro diario el empresario Ricardo Sánchez Abdo, socio del ítalo-argentino Sergio Tasselli en el emprendimiento de la cementera “Tasser”, al explicar las circunstancias en que se originaron las conversaciones con los de la firma “Osho Group”, que proceden de la India.

Sánchez Abdo confirmó que el interés de dichos inversores extranjeros apunta a lograr una participación en dicha fábrica, aclarando que desde luego la misma no está en ningún proceso de venta o de traspaso total.

Sin embargo, la oferta en cuestión, si se materializa, puede ser atendible en el sentido de que ayudará a alcanzar en algún momento la producción máxima de la planta e, incluso, en un plazo de dos o tres años se podría duplicar la capacidad de fabricación.

Por ahora, las conversaciones están aún en una etapa muy inicial, por lo que no se puede hablar todavía de porcentajes de participación o de montos posibles de inversión, pero el interés es real a juzgar por la decisión de los directivos de “Osho Group” de retornar al país en la primera quincena de mayo próximo para proseguir con las negociaciones, de acuerdo a los detalles dados por la fuente consultada.

Los representantes de la citada compañía llegaron, incluso, a entrevistarse el 1º de abril pasado con el presidente Fernando Lugo, y al salir del Palacio informaron que planeaban invertir hasta US$ 500 millones en el país en los próximos cinco años, apuntando a la instalación de refinadoras de aceite de soja, plantas de cemento, acero y flota fluvial.

Detalles de “Tasser”. La cementera “Tasser” está emplazada en Villa Hayes, sobre el río Paraguay y en las adyacencias de las instalaciones de la siderúrgica Acepar, cuyo presidente es precisamente Tasselli.

En principio, se manejaba una inversión de aproximadamente US$ 26 millones. La fábrica está equipada justamente con maquinarias de origen indio y su instalación estuvo a cargo de ingenieros de dicho país asiático. Los primeros planes apuntaban a comenzar la producción a mediados del año pasado, pero esa etapa se fue postergando y ya lleva un atraso de un año. La producción inicial estaría por las 10.000 bolsas de 50 kilos diarias.

Sánchez Abdo es la cabeza de un grupo de inversores paraguayos que tiene el 33% de participación en este emprendimiento.

Acepar, no se descarta. La venta de cemento y acero forma parte de un “combo”; si se vende cemento, se vende acero, y viceversa, dijo Ricardo Sánchez Abdo al dar a entender que no se puede descartar que posteriormente el interés de la empresa india Osho Group se dirija también hacia alguna eventual participación en Acepar, donde el mando es ejercido por su socio en Tasser, Sergio Tasselli.

La situación de Acepar, sin embargo, es distinta a la de la cementera, pues sobre la siderúrgica hay una demanda del Estado para la suspensión del inconcluso proceso de privatización.