Pacific Rubiales Energy anunció este miércoles que radicó en la Bolsa de Valores de Toronto una comunicación manifestando su intención de iniciar un proceso de recompra discrecional de acciones.

Bajo los términos de este proceso, el cual está sujeto a la aprobación del TSX, la compañía tendrá derecho a comprar hasta un máximo de 11,598,513 de acciones ordinarias de la empresa a través del TSX y de la Bolsa de Valores de Colombia, dice el comunicado de prensa de la petrolera.

Esta cantidad representa, aproximadamente, un 4.3% de las acciones ordinarias en circulación al 30 de marzo de 2011, determinadas de acuerdo con las reglas del TSX aplicables. A marzo 30 de 2011, existían un total de 268.124.609 acciones ordinarias en circulación.

La gerencia de la compañía determinará la cantidad real de acciones ordinarias que podrán ser adquiridas y la cronología de dichas adquisiciones, sujeto al cumplimiento de las reglas aplicables del TSX.

Las compras diarias estarán limitadas a un máximo de 442.322 acciones ordinarias, con excepción de compras en bloque. Las compras realizadas de acuerdo a este proceso serán hechas en el mercado abierto a través de las facilidades del TSX y la BVC. El precio que la compañía pagará por las acciones será el precio del respectivo mercado al momento de la adquisición, dice el informe de prensa.

La petrolera propone comenzar este proceso el 8 de abril de 2011 y lo mantendrá en efecto hasta el 7 de abril de 2012, o hasta la fecha en la cual la empresa haya adquirido la totalidad de las acciones a que el proceso se refiere, cualquiera de las dos que ocurra primero. La compañía declara que durante el año inmediatamente anterior no adquirió acciones ordinarias bajo proceso de recompra alguno.

La empresa canadiense explicó que inició este proceso de recompra discrecional porque cree que las acciones ordinarias pueden eventualmente estar subvaluadas en relación al potencial presente o futuro del negocio, y la adquisición de acciones ordinarias que puedan estar disponibles durante el periodo del proceso, para su cancelación, es un uso apropiado de los fondos disponibles, en el mejor interés de la compañía y sus accionistas, precisa el informe de prensa.