La decisión conjunta de Ecopetrol y Pacific Rubiales de apagar el proyecto piloto Star que aplicaba la multinacional canadiense en el campo Quifa, en Puerto Gaitán, Meta, con el que buscaba incrementar el factor de recobro secundario —tratar de sacar la mayor producción posible de crudo—, no significa la salida de la compañía de Colombia. Por el contrario, se convierte en un reto para impulsar esta y otro tipo de tecnologías que desarrollarán solos y con Ecopetrol. Esta es la postura de la compañía, a través del vicepresidente de Asuntos Corporativos, Federico Restrepo, con quien dialogamos en El Espectador.

- ¿Apagar el piloto Star de Quifa significa que se van del país?

- No. Para nada. No solo no nos vamos del país, sino que nos quedamos en Quifa. Todavía continuamos en Rubiales hasta el año 2016. El piloto necesariamente hay que apagarlo para seguir tomando la información de cómo se comporta durante todo el proceso. Esta información es la que le vamos a entregar a la comisión de expertos, para que nos hagan las recomendaciones de cómo se puede implementar la tecnología.

- ¿Cree que alguien esté buscando que la compañía deje el país?

- No. A nosotros nunca se nos ha pasado por la cabeza que exista algún tipo de acuerdo para que un grupo o personas quieran que la compañía salga. Durante el tiempo que llevamos en Colombia, hemos logrado superar muchas metas. Hemos logrado llevar los campos de producción de 16 mil a 200 mil barriles diarios y eso ha hecho que campos como Rubiales, que antes eran pequeños, sean hoy muy importantes y a cualquiera le gustaría estar como operador de este campo.

"México es la nueva frontera de los hidrocarburos en este sector de América. Con una ventaja, y es que tiene una geología bastante estudiada, con un potencial muy alto, y que luego de superar el problema que impedía las inversiones de compañías extranjeras, se convirtió en un lugar ideal para estar allí y Pacific está interesada.

- ¿No sirvió el proyecto Star?

- El proyecto Star ha sido un éxito hasta ahora. Lo que se mandó a cerrar fue el piloto para poder recuperar la información. Una vez se complete y se analice cómo se comporta durante el proceso de apagado del piloto, le entregamos la información a una comisión de expertos que la van evaluar. El proyecto Star continúa con una segunda etapa, que es de análisis y evaluación, y en esta también estará Ecopetrol.

- ¿Van a insistir para quedarse con Rubiales luego del cierre de Star?

- Nosotros hemos presentado a Ecopetrol una solicitud para que nos permita seguir como operadores de Rubiales. El proyecto Star no tiene nada que ver con la continuidad en Rubiales. Lo que esperamos es que los resultados sean positivos en la recuperación de crudo en el campo, y de ser así, no solo se podría aplicar en Quifa, sino en Rubiales, Sabanero, CP6 y cualquier otro campo, independientemente de si en este tenemos asociación con Ecopetrol o no.

- ¿En dónde están hoy?

- Estamos en 42 campos en el país. Tenemos en Meta, Arauca, Putumayo, Bolívar, Sucre y La Guajira, donde hay más de 2.000 pozos.

- ¿Colombia sigue siendo atractiva para ustedes y otros inversionistas?

- Sí. Colombia es un país que representa para la industria petrolera internacional dos cosas muy importantes: su ubicación, pues Colombia esta localizada geográficamente en un sitio que facilita que los hidrocarburos que encontremos aquí se puedan extraer y exportar, y una seguridad jurídica que permite que los inversionistas internacionales la vean con muy buenos ojos. Sigue siendo importante para nosotros.

- Ustedes son la petrolera privada más grande, en un país que no es petrolero, ¿por qué siguen aquí?

- Colombia es un país que tiene petróleo, no ha llegado a ser petrolero todavía, ya que las reservas que tiene no dan para atender la demanda por más de siete años, por ello tenemos que seguir haciendo inversiones fuertes en exploración para aumentarlas. Creemos que hay más hidrocarburos en Colombia, tanto en el Putumayo como en los Llanos Orientales, y hay que recuperarlos.

- ¿Cuál es el reto de Pacific?

- El principal reto en estos campos, que nos ha entregado la Agencia Nacional de Hidrocarburos, es demostrar reservas comprobadas y aumentar el factor de recobro de reservas existentes ya probadas, por eso estamos en el análisis para la implementación de otro tipo de tecnología como la de Star.

¿Qué significa México para ustedes? ¿Tienen algún proyecto allí?

- México es la nueva frontera de los hidrocarburos en este sector de América. Con una ventaja, y es que tiene una geología bastante estudiada, con un potencial muy alto, y que luego de superar el problema que impedía las inversiones de compañías extranjeras, se convirtió en un lugar ideal para estar allí y Pacific está interesada.

- ¿La baja participación en la Ronda Colombia obedeció a la apertura que se está dando en México?

- No. Yo lo que creo es que en la Ronda había bloques de hidrocarburos no convencionales, que no despertaron interés, pero hay mucho por descubrir.

- ¿Cuánto producen hoy?

- Hoy estamos produciendo 200 mil barriles diarios en Rubiales y 60 mil en Quifa. En La Creciente tenemos unos 60 millones de pies cúbicos diarios de gas y en CP6 trabajamos en la implementación de la infraestructura para el campo operativo.