El sólido nivel de adhesión a los recortes de producción impulsados por la OPEP, la robusta demanda y las paralizaciones de suministros en Oriente Medio probablemente elevarán los precios promedio del crudo este año hasta superar los US$67 por barril, indicó este lunes un sondeo de Reuters.

La encuesta realizada a 38 economistas y analistas prevé que el precio del crudo Brent promediará US$67,40 en 2018, un alza de más de 5% respecto a la previsión de US$63,97 el barril que arrojó el sondeo del mes pasado.

Además, se trata de la estimación más alta del 2018 para el Brent, al menos desde diciembre del 2015.

Los analistas de la industria encuestados por Reuters han aumentado sus previsiones durante cada mes desde agosto de 2017.

Como resultado de un ajuste gradual del mercado, el referencial Brent y el crudo en Estados Unidos (WTI) alcanzaron en abril su nivel más alto desde noviembre de 2014.

"Con la situación del mercado ajustada, la postura de la OPEP sobre los recortes de producción es un factor clave para que los precios avancen. Además, se espera que la demanda de crudo se mantenga saludable en 2018 y 2019", dijo Rahul Prithiani, director de la consultora CRISIL Research.

"Se espera un sólido cumplimiento (a los recortes de producción) a nivel general durante el año... Se espera que el crecimiento del PIB mundial aumente a 3,9% este año y en 2019. Como resultado, también se espera que el crecimiento de la demanda de petróleo se mantenga sólida durante los próximos dos años", añadió.

Liderados por Arabia Saudita, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y los productores aliados han reducido la producción desde 2017 para hacer frente a un exceso de oferta a nivel mundial que golpeó duramente los precios del petróleo entre 2014 y 2016.

Como resultado de un ajuste gradual del mercado, el referencial Brent y el crudo en Estados Unidos (WTI) alcanzaron en abril su nivel más alto desde noviembre de 2014 a US$75,47 y US$69,56 por barril, respectivamente.

Los precios del Brent han subido casi un 11% en lo que va del año, mientras que los precios del WTI han aumentado un 12,6%.

Los analistas estiman que el crudo en Estados Unidos promediará US$63,23 por barril este año, frente a los US$59,85 proyectados en el sondeo de marzo.