Bariloche. Los ministros de Energía del G20 reunidos hasta este viernes en la ciudad patagónica de San Carlos de Bariloche, en el sudoeste de Argentina, consensuaron transitar hacia fuentes de energías "más limpias" y afianzar la reducción de los gases de efecto invernadero.

Los titulares de las carteras de Energía deliberaron por dos días consecutivos sobre la necesidad de migrar hacia fuentes de energía renovables alternativas, superar la apuesta al carbón, y utilizar el gas como combustible fósil "de transición".

"Reconocemos la importancia de la energía para ayudar a formar nuestro futuro compartido, en diferentes circunstancias nacionales, así como la necesidad de transformar nuestros sistemas energéticos, en línea con el espíritu de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible" , sostuvieron los representantes en un comunicado final leído por el ministro argentino de Energía y Minería, Juan José Aranguren.

Los titulares de los 19 países que integran el G20, más la Unión Europea, enfatizaron el compromiso de "trabajar para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero" a través de la innovación en "sistemas de energía sostenibles y más limpios".

Los voceros del G20 alentaron a "aumentar significativamente las inversiones públicas y privadas y la financiación en eficiencia energética en todos los sectores para ayudar a lograr las transiciones energéticas".

"Reconocemos la importancia de las transiciones energéticas para lograr reducciones de emisiones y para aquellos países que están decididos a implementar el Acuerdo de París", agrega el comunicado.

En la conferencia de prensa estuvo presente además Thorsten Herdan, director general de Política Energética de Alemania, y Yoji Muto, ministro de Economía, Comercio e Industria de Japón.

Los voceros del G20 alentaron a "aumentar significativamente las inversiones públicas y privadas y la financiación en eficiencia energética en todos los sectores para ayudar a lograr las transiciones energéticas".

Mientras tanto, a los países del G20 que optan por los combustibles fósiles, los invitaron a perfeccionar el uso de la tecnología que contribuya a reducir las emisiones, mientras que a los países que usan y desarrollan energía nuclear los instaron a "mantener los más altos estándares de seguridad".

La Reunión de Ministros de Energía del G20, la cuarta cita del bloque en el contexto de la presidencia argentina, estuvo enfocada además en el acceso asequible a la energía y el papel desempeñado por la innovación tecnológica.

Dentro de las organizaciones participantes en la cita figuraron la Agencia Internacional de Energía (AIE), la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Asimismo, asistieron funcionarios del Foro Internacional de Energía (IEF, según sus siglas en inglés), la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA), la Alianza Internacional para la Cooperación en Eficiencia Energética (IPEEC) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Los países del G20 representan el 77% del consumo mundial de energía y más del 80% de la capacidad mundial de energía renovable, además del 85% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial, dos tercios de la población mundial y el 75% del comercio internacional, según un comunicado oficial de prensa del G20.