Las panaderías del Distrito Capital de Caracas han tenido que reducir horarios, dejar de vender pan o racionar su venta para “estirar” la poca harina que les queda, según se constató en un reciente recorrido de prensa.

En Candelaria, Bellas Artes, Sabana Grande y Sebucán se observaron varias cerradas, algunas con carteles indicando que están de vacaciones.

De los cinco locales visitados que estaban abiertos, solo se encontraron las populares canillas en la panadería La Latina, de El Marqués. Uno de sus dueños, Arlindo Pita, fue el único entrevistado que ha recibido harina de trigo panadera este año.

“Nosotros recibimos 150 sacos de harina los primeros días de enero y la mitad se la debíamos a los conocidos que nos prestaron en diciembre, cuando no recibimos nada”, dijo.

Los comerciantes explican que este año la situación es más crítica porque recibieron los últimos pedidos a comienzos de diciembre, y a la mayoría se les agotó. Tal fue la situación en la panadería Valle Verde de Palo Verde, Flor Ávila Deli de Sebucán, Johandrix y Palacio Deli, ambas ubicadas en La Candelaria.

Jhon Méndez, dueño de la panadería Johandrix, contó que ayer apenas encontró materia prima para hacer algunos de los productos. El encargado de la panadería Flor Ávila Deli, Sebucán, calcula que su producción cayó 60% y tiene “recortada” la venta de canillas y pan.