Panamá lidera en abanderamiento de naves a nivel mundial, pero el rápido crecimiento que está teniendo la bandera de Islas Marshall, pone en el tapete la necesidad de que el país desarrolle una estrategia a largo plazo para mantener su primer lugar tanto en barcos como en tonelaje.

Hoy el registro de naves y tonelaje panameño sigue por encima de las otras jurisdicciones, y si bien es cierto Islas Marshall se encuentra bastante distante, las cifras reflejan un crecimiento anual promedio de 10% en su registro de tonelaje, cifra que es bastante importante. Lo impactante es que Islas Marshall está registrando barcos nuevos y con mayor capacidad.

La marina mercante de Panamá aglutinó en 2016 el 18% de la flota mundial y registró un total de 8.094 embarcaciones y 226,6 millones de toneladas, según datos difundidos por la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) a principios de febrero pasado. En ese mismo período Islas Marshall ya registra más de 132 millones de toneladas y más de 2.000 barcos.

Lo que preocupa a muchos expertos del sector es el rápido crecimiento de Islas Marshall, un pequeño país del Océano Pacífico, ubicado en Oceanía, pero que para la actividad del registro de naves funciona a través de una empresa privada ubicada en Virginia, Estados Unidos.

Para Francisco Linares, presidente de la Asociación Panameña de Derecho Marítimo (Apademar), el registro de naves panameño es el mejor del mundo.  “No en vano la marina mercante panameña es la primera en cuanto a número de naves y tonelaje registrados. Esto es testimonio de que muchas cosas se han hecho bien, a través de estos 100 años de historia de nuestro registro de buques.  La clave ha sido el contacto directo con el usuario.  Ya sea en Pusán, Tokyo, Seúl, Pireo, y en muchos otros sitios, el registro panameño está ahí presente, a través de los consulados y las oficinas técnicas, brindando el servicio al usuario en su hora e idioma local.  Cada vez se brinda mejor servicio, y esto ha sido de manera sostenida a través de los años, y las diversas administraciones.  No obstante, lo dicho no es razón para adoptar una actitud complaciente e ignorar los desafíos que enfrenta nuestra marina mercante”.

Y aunque le restó importancia a la cifra de 10% de crecimiento de Islas Marshall, sostuvo que es un registro nuevo, que ha tenido bastante éxito en ampliar su clientela.  “Lógicamente, por ser un registro mucho más pequeño que el panameño, sus tasas de crecimiento pueden ser mejores.  Pero, sin duda, Islas Marshall es un competidor al que no se le puede ignorar.  Este año, inclusive lograron sobrepasar al registro de Liberia, para constituirse en la segunda marina mercante más grande del mundo.  No existen liderazgos “garantizados”.  En los años ‘90s del siglo pasado, Panamá superó a Liberia  y desde entonces es el registro número uno del mundo.   ¿Por qué Panamá no pudiera sufrir la misma suerte?  Todo dependerá de nosotros, y de nuestra voluntad de mantener nuestro enfoque en las necesidades del usuario, que siempre ha sido la clave del éxito panameño.  Dicho todo esto, no hay que perder el sentido de la perspectiva – el registro panameño es dos veces más grande que su competidor más próximo.  A la competencia aún le queda mucho camino por recorrer, y estoy seguro que nosotros los panameños no nos dormiremos en nuestros laureles”.

El también catedrático en derecho marítimo, aseguró que el registro es competitivo pero a la vez, el registro panameño necesita modernizarse constantemente, indicando que esta es la fórmula del éxito:  estar siempre a la vanguardia en la calidad del servicio que se presta, mediante la incorporación de las últimas y mejores tecnologías, así como en la adopción de trámites y prácticas cada vez más eficientes.

Rommel Troetsch, ex presidente de la Cámara Marítima de Panamá, al hablar del tema coincide con Linares, en que tenemos un sistema de abanderamiento muy competitivo, ha logrado mantenerse de líder porque se ha adaptado rápidamente a los cambios del mercado.

No obstante, también coincide con el Presidente de Apademar  en que la competencia no descansa y Panamá no debe descuidarse, para mantener el liderazgo.

En cuanto a las acciones que debe hacer el país para mantener el liderazgo Troetsch indica que hay que mantener muy activa la inteligencia de mercado para poder mejorar la oferta de competencia y seguir promoviendo los beneficios que traerá el inicio de relaciones diplomáticas con China, a las naves registradas en Panamá, tal y como se hizo recientemente con la Naviera Mediterranean Shipping Company.

En tanto Linares sostiene que no hay que perder nunca de vista las necesidades reales del usuario.  Eso ha sido la clave del éxito, y diría que es el factor fundamental para mantener nuestro liderazgo.  “Hay que seguir dotando de nuevas competencias a esa red de puntos directos y locales de atención que el registro panameño tiene desplegada en múltiples sitios estratégicos alrededor del mundo. La calidad del recurso humano, la capacidad de dar respuesta inmediata, la funcionalidad de las herramientas tecnológicas, la tramitología razonable y eficaz, así como la habilidad de hablar en el idioma del usuario (ya sea en  su lenguaje local, o en inglés – que es la lengua franca marítima) son elementos indispensables, no solo para que el registro de naves panameño siga siendo el más grande, sino para que crezca mucho más en el futuro”.

El registro panameño es abierto, y como tal no exige a los propietarios de los barcos tener nacionalidad y residencia panameñas, ni tampoco impone ninguna restricción de edad a la nave ni de tonelaje.

El negocio de registro de naves le representa a Panamá anualmente uno 100 millones de dólares y mientras es estatal los de sus competidores más cercanos responden a empresas que no necesariamente se encuentran en el país del abanderamiento.
Una nota de prensa de la Autoridad Marítima de Panamá a principios de año reitera el liderazgo de Panamá en el abanderamiento de naves, en función a las cifras del IHS Global SAS e IHS Global LTD (antes conocido como Lloyd´s Register).

En esa nota la AMP indica que el registro panameño sigue creciendo tanto en abanderamiento como en toneladas de registro bruto.”Estas nuevas cifras confirman los esfuerzos que realiza la Administración Marítima panameña, al desarrollar estrategias de penetración de mercados para sumar a su flota diversos tipos de buques, con el objetivo de fortalecer, diversificar y expandir el negocio, sin perder de vista las medidas de seguridad y protección, automatizando procesos, manteniendo siempre los más altos estándares de calidad y el fiel cumplimiento de los convenios nacionales e internacionales”, precisa la información.

Agrega que la Autoridad Marítima de Panamá, como ente supremo comprometido con el fortalecimiento y desarrollo del sector marítimo panameño, considera oportuno informar y sensibilizar a la ciudadanía sobre el estatus actual de la flota mercante de Panamá, con la finalidad de transmitir información veraz y actualizada sobre este importante sector.