El gobierno de Panamá aclaró hoy que "independientemente del resultado" de las negociaciones que mantiene con la empresa colombiana que opera el Metrobús para su "posible" nacionalización, ese servicio de transporte capitalino "continuará ininterrumpido" y se respetará el contrato de sus trabajadores.

El ministerio del Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) hizo la aclaración este miércoles, dado que en las "últimas semanas se han dado declaraciones en los distintos medios (...) que pueden generar inquietud entre los trabajadores (...) como entre los usuarios del transporte de la capital".

El ministerio señaló que "como ha sido manifestado, actualmente se adelanta un proceso entre (la empresa colombiana) MiBus y el Gobierno Nacional, encaminado a la posible adquisición de las acciones de Transporte Masivo de Panamá S.A., por parte del Estado Panameño".

"Es fundamental dejar claramente establecido (...) que siendo el transporte público del país uno de los servicios básicos de la población, independientemente del resultado de las conversaciones (...) el servicio continuará ininterrumpido", indicó el Mitradel en un comunicado.

La empresa "operará de manera estable y continua" y es del interés tanto del Estado como de la empresa que la fuerza laboral de la misma "continúe laborando de manera normal, manteniéndose en todo momento sus contratos de trabajo actuales bajo los términos y condiciones de los mismos", añadió la misiva oficial.

De igual forma, "todos los derechos y prestaciones laborales de la fuerza laboral" de la empresa operadora del Metrobús "estarán debidamente asegurados", añadió el ministerio.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, anunció en octubre pasado la intención de su gobierno de asumir el servicio de Metrobus, en marcha desde 2011 en la capital panameña y duramente criticado por los usuarios, que se quejan constantemente de retrasos, largas filas para abordar una unidad y falta de rutas.