Ciudad de Panamá. Comunidades indígenas panameñas de las provincias de Chiriquí, Bocas del Toro y Panamá marcharon este jueves en San Felix y otras localidades como respuesta al rechazo de la reforma al código minero promulgada por el presidente panameño, Ricardo Martinelli, el pasado 11 de febrero que permite inversiones de gobiernos extranjeros.

Los indígenas exigieron al Ejecutivo derogar la ley que permite inversiones mineras de otros Estados, argumentando que la industria minera es muy dañina para el ecosistema, a las comarcas indígenas y a todo Panamá.


En Prensa Latina se consigna que en la capital de Panamá habrá manifestaciones en los alrededores de la asamblea de diputados, según indicaron en el sindicato de la construcción cuyos afiliados apoyan las demandas de los indígenas.

Las protestas se han desarrollado en gran parte en el occidente de ese país centroamericano, donde indígenas de la etnia Ngöbe-Buglé cerraron la Vía Interamericana en San Felix.

Martinelli se niega a derogar dicha ley al prometer que ningún proyecto de exploración o explotación en las comarcas indígenas se ejecutará durante su mandato.