Ciudad de Panamá. Panamá se prepara para combatir la mosca de la fruta a través de un programa especial donde participan unos 47 inspectores a nivel nacional, de los que 27 trabajan en el área de azuero localizada en la región central del país, zona que está próxima a ser declarada oficialmente como área libre de la mosca de la fruta.

Pablo Rodríguez, Coordinador del Programa, dijo que se trabaja en varios frentes, principalmente apoyando la agroexportación, y que actualmente trabajan en planes operativos en conjunto con el Servicio de Animales y Plantas de Inspección de Sanidad Agropecuaria de los Estados Unidos (US APHIS) para la exportación de pimentones desde el sector de Potrerillos, en Chiriqui, donde se ha logrado exportar hacia los Estados Unidos más de 60 contenedores.

Explicó que además se respaldan las exportaciones de cucurbitáceas a través de toda la red de trampas que se han colocado a nivel nacional y se ha comprobado que solo existe en el área Este del país. Además, se realizan todos los controles por mantener las poblaciones bajas y que la plaga no se traslade hacia las provincias centrales porque de darse pone en riesgos las exportaciones lo que sería una gran pérdida porque esa actividad está valorada en unos 500 millones de dólares por cada temporada. 

Durante este programa se expuso la situación actual de la anastrepha grandis, además de reconocer en campo la planta y frutos de su hospedero, se presentaron los resultados de los estudios de investigación sobre la plaga, realizados por estudiantes del programa Centroamericano de Maestría en Entomología de la Universidad de Panamá y se intercambiaron experiencias sobre la ejecución de protocolos bilaterales de trampeo, para contribuir y facilitar las exportaciones de pimentones, piñas y cucurbitáceas en fresco, al mercado internacional.