El recientemente habilitado sistema de comunicaciones aeronáuticas sigue funcionando en forma muy deficiente, poniendo en riesgo el tráfico aéreo, advirtieron referentes sindicales de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac).

Además manifestaron que los equipos adquiridos no son los adecuados, que las obras civiles realizadas no fueron fiscalizadas y que algunas están inconclusas. Dejan entrever que se estaría en puertas de otro gran negociado.

El ente aeronáutico orientó unos US$16 millones de sus recursos presupuestarios para la modernización de su sistema de ayuda aérea.

Para el efecto contrató a la firma española Indra Sistemas, la que, a pesar de haber cobrado casi ya la totalidad del monto de su contrato (este martes debió realizarse el último desembolso de US$1.800.000), hasta la fecha no pudo entregar toda la obra.

La contratista consiguió varias prórrogas, la última, según las fuentes consultadas, venció el 15 de diciembre.    

Asimismo agregaron que llama poderosamente la atención que la contratista Indra “haya donado” a la institución toda la infraestructura edilicia y accesos al centro de comunicaciones de la Dinac de Mariano Roque Alonso, valuado por el ente en G. 400.000.000.

“Fue una salida que buscaron en la administración de Nicanor Céspedes a los eternos problemas con la empresa española y que fueron denunciados desde el tiempo de Ceferino Farías por habilitar obras deficientes e inconclusas. Es un gran negociado”, lamentó la fuente sindical.   

Obras sin fiscalizaciones. En última nota elevada al titular de Dinac, el abogado Nicanor Céspedes Céspedes, el  Gremio de Profesionales Graduados y Funcionarios “Cielo Paraguayo” pide deslindar responsabilidades en lo concerniente al procedimiento de ejecución de las obras complementarias en el local de Mariano Roque Alonso.    

El secretario general del gremio, el arquitecto Carlos Achucarro, reiteró sus denuncias por irregularidades en la materialización de las obras.

Además aseguró que los fiscales Braulio Vera y Rubén Pino Garcete no participaron de la recepción provisoria de las mismas.    

El sindicalista preguntó si existe un documento formal presentado por Indra Sistemas, en el que ofrecía realizar dichas obras civiles sin costos para  la Dinac, y si hubo ese ofrecimiento formal, si  presentó los planos, especificaciones técnicas y costos estimativos de las obras realizadas, que pasarán luego a formar parte del patrimonio de la institución.    

"¿Quién autorizó la implementación y el inicio de las obras? ¿Por qué no fueron informados los fiscales designados para realizar el seguimiento de los trabajos?”, inquirió Achucarro en otro pasaje de su presentación.    

“Señor presidente, existe una estructura organizacional, aprobada por resolución, que usted ni nadie de la institución pueden obviar, para avalar este tipo de desprolijidad e informalidad, que siguen y se agravan, porque en las actas provisorias ni siquiera participan los fiscales de obras civiles designados”, agrega la nota.    

Los sindicalistas cuestionan que hayan dejado sin efecto la construcción de la torre de control del aeropuerto de Mcal.

Estigarribia, establecido en el pliego de bases, supuestamente a cambio de equipos o tecnologías de comunicación, modificando las cláusulas contractuales.   

Al tocar el tema de las comunicaciones aeronáuticas, requerido el ex director de aeropuertos, Gustavo Sandoval, dijo que las deficiencias del sistema “lamentablemente continúan”.

En tanto responsabilizó del hecho también a la contratista española de la Dinac por la provisión de equipos inadecuados y por incumplimiento de su compromiso contractual.

“Las obras encomendadas fueron llave en mano”, recordó.

El silencio de la Dinac. No fue posible obtener la versión de la presidencia de la Dinac sobre la denuncia que hicieron los sindicalistas. El abogado Nicanor Céspedes no atendió llamadas. En una de ellas, una asistente informó que el titular del ente aeronáutico se encontraba en una reunión y que prometía devolver el llamado horas más tarde, lo que no se produjo.

También se reclamó una explicación institucional sobre el tema al portavoz del ente, el Lic. Lorenzo Orué, quien prometió que trasladaría las consultas a Céspedes. La utilización de este canal tampoco fue favorable, porque la respuesta nunca llegó.