El paro de camioneros que se anuncia para este lunes en Paraguay afectará no sólo a los productores, exportadores y procesadores de granos, sino también a actividades tales como el engorde de cerdos y pollos y la producción de huevo y leche, que requieren provisión diaria de balanceados desde el Alto Paraná e Itapúa, principalmente, advierten los gremios.

El paro de camioneros tendrá importantes efectos sobre la economía del país, según afirman analistas de gremios como Capeco, Fecoprod, Unicoop y CAP, que piden a quienes convocan la medida de fuerza a que reconsideren la situación.

Según argumentan, el impacto será muy perjudicial, porque en primer lugar será afectada la zafra de soja, que se estima va a ser la más importante en la historia del país, ya que constituirá un récord con cerca de 8 millones de toneladas, según se calcula.

La cosecha se deberá mover en camiones desde las chacras hasta los silos y desde los silos hasta las industrias y los puertos, así como también desde las industrias a los puertos en forma de aceite o pellets, según las explicaciones.

Eso significa que cada tonelada producida tendrá como mínimo tres viajes. En el país existen alrededor de 8.000 camiones graneleros habilitados por Dinatran, con una capacidad máxima de 27 toneladas cada uno. Si se movilizaran todos esos camiones al mismo tiempo, y teniendo en cuenta su capacidad global, se estaría transportando un total de solo 216.000 toneladas, por lo que para poder mover de un punto a otro la eventual producción récord de 8.000.000 de toneladas cada camión debe hacer por lo menos 37 viajes cada uno. Ese promedio se irá multiplicando en la medida en que, como ya se adelantó, la carga precise ser movilizado de nuevo hasta las industrias y de allí hasta los puertos de exportación.

Según gremios de la producción y la industria, mientras más trabajo toca a los camioneros, más es la ganancia de los mismos, más aún con el dólar que bajó y con la disminución del precio del combustible diésel en G. 200 el litro, que es el principal insumo del transporte. A su vez, con la baja del dólar se abaratarán aceites y repuestos, en su mayoría ofertados en dicha moneda.

Se sabe que el reclamo de los camioneros es a las empresas exportadoras de granos, pero las mismas contratan a firmas fleteras, las cuales a su vez subcontratan a los camioneros independientes para ofrecer estos servicios, según se explicó.

Los antecedentes indican que el año pasado el paro de camioneros comenzó el 25 de enero y duró 25 días, con escenario propicio para el gobierno de Fernando Lugo, estrechamente ligado a los organizadores de la medida de fuerza. Luego, en diciembre de 2012 salió un decreto del Ejecutivo contra el libre mercado y la libre competencia, aseguran.