Asunción. El gobierno paraguayo anunció este jueves que autorizó la construcción de un poliducto que unirá Asunción con el puerto de Paranguá en Brasil, una obra que tendrá una inversión de US$1.000 millones y ayudará a mejorar la pobre infraestructura del país, dijeron funcionarios.

El secretario general de la Presidencia, Miguel López Perito, explicó que la obra estará a cargo de la empresa privada paraguaya Poliductos Paraguay, que trabajará en forma conjunta con firmas de Brasil.

El ministro de Industria y Comercio, Francisco Rivas, dijo al diario asunceno Ultima Hora que la cementera brasileña Camargo Correa manifestó interés en participar del proyecto.

El poliducto transportará combustible, aceite vegetal y alcohol y según López Perito tendrá una alto valor estratégico para Paraguay en sus planes de instalar una planta de etanol para exportar el biocombustible en el futuro.

"Y significa que podemos de alguna manera superar las limitaciones que tenemos en materia de combustibles, al cual accedemos por una sola vía que es la vía fluvial", dijo López en rueda de prensa.

"El Estado paraguayo no pone ni un solo céntimo, más allá de facilitar las condiciones para la instalación, como es un poliducto que viene de Paranaguá, también queda a cargo del Estado hacer las gestiones correspondientes con las autoridades brasileras para que este sea un emprendimiento de interés mutuo", sostuvo.

Rivas dijo que la obra estaría funcionando en 18 a 24 meses.

"Con esto sí podríamos vender más fácilmente nuestros productos, agrícolas especialmente, podemos pensar seriamente en la industrialización del país y sería una vía de tener un nuevo tipo de desarrollo en el Paraguay", dijo Rivas.

Paraguay es el cuarto exportador mundial de soja y un importante productor de carne vacuna y su economía tuvo un crecimiento sin precedentes de 14,5% en el 2010, impulsada por el buen año agrícola.

El país es el de menor infraestructura del Mercosur, la unión que integran además Argentina, Brasil y Uruguay.